Cuando Empezo A Votar La Mujer En Argentina?

Cuando Empezo A Votar La Mujer En Argentina
Fue aprobada​ durante el gobierno de Juan Domingo Perón y se puso en vigencia por primera vez en las elecciones presidenciales de 1951.

¿Cuándo fue la primera vez que voto la mujer en Argentina?

El 11 de noviembre de 1951 las mujeres argentinas pudieron ejercer por primera vez a nivel nacional su derecho al voto y a ser elegidas representantes. Fue la victoria de una lucha que materializó el gobierno peronista con el protagonismo indiscutido de Eva Perón , pero que el movimiento de mujeres y, especialmente, sufragistas como Julieta Lanteri, Elvira Rawson, Cecilia Grierson y Alicia Moreau , habían iniciado luego de la sanción de la Ley Sáenz Peña (1912) que establecía el voto secreto y obligatorio sólo para los hombres mayores de 18 años.

Para celebrar el 70. ° aniversario del primer voto femenino, el Ministerio de Cultura de la Nación organiza varias acciones: en las redes, presenta la colección conmemorativa Ilustraciones de Voz Alzada y, de forma presencial, junto con Latir! , el Museo Evita y el programa Argentina Florece del Ministerio, realiza un festival de homenaje a Eva Perón este jueves 11 de noviembre a las 18.

30 hs. en la Casa Patria Grande Pte. Néstor Kirchner, Carlos Pellegrini 1285. Ensayo de voto femenino organizado por la Unión Feminista (1920) Con un show performático-musical de Vanesa Strauch y Valentina Brishantina , una experiencia en vivo de la artista plástica Marina Olmi , el espectáculo de tango feminista de Cintia Trigo, Gisela Ruiz y Agustina Lucero y parte de la muestra “Evita es hoy” del Museo, la presencia de emprendedores y emprendedoras y varias sorpresas, se celebra un hito en la ampliación de los derechos soberanos. Para coronar el mes, en el marco de la XII edición de la Feria del Libro de Temática Peronista, en el Museo Evita se presenta el sábado 20 de noviembre a las 19 h un espacio de reflexión dedicado a la relación entre mujeres y política.

¿Cómo se dio el voto femenino en Argentina?

Cuando Empezo A Votar La Mujer En Argentina El 11 de noviembre de 2021 se cumplen apenas 70 años de aquel momento en que las mujeres votaron por primera vez en el país, lo que se pudo concretar gracias a años de luchas de muchísimas mujeres argentinas y a la decisión política de Eva Perón. Entre fines del siglo XIX y principios del XX se formaron diversas organizaciones de mujeres en nuestro país, resultado de la exclusión que todas sufrían de la política formal, definida exclusivamente como masculina. En esas instituciones se congregaron mujeres que tenían vedado no solo el espacio político, sino también el espacio público y la mera posibilidad de apartarse de las tareas del hogar.

Por dar algunos ejemplos, en 1889 Cecilia Grierson participó del Segundo Congreso Internacional de Mujeres realizado en Londres, fundó el Consejo de Mujeres al inicio del siglo XX y, en 1910, el Primer Congreso Feminista Internacional de la República Argentina.

En 1907 la socialista Alicia Moreau de Justo creó el Comité Pro-Sufragio Femenino y, en 1911 Julieta Lanteri se presentó en las elecciones del Consejo Deliberante -no existía cláusula que lo impidiera-, convirtiéndose en la primera mujer en Latinoamérica en emitir un voto (a raíz de lo cual el Consejo sacó una ordenanza explicitando la exclusión del voto femenino).

  • Después de la sanción de la Ley Sáenz Peña (1912), que consideraba sufragantes a quienes cumplieran con el servicio militar, Lanteri solicitó ser incluida en el padrón militar para realizar la conscripción y por tanto, obtener derechos políticos, pero el rechazo puso en evidencia que las mujeres no accedían a la ciudadanía política por no ser soldados y por no ser varones;

En la década de 1930 se discutieron algunos proyectos sobre el voto femenino, pero ninguno fue aprobado. En plena Segunda Guerra Mundial, la apelación antifascista lanzó a las mujeres a la esfera pública demandando por sus derechos y por un sistema democrático que creían en peligro.

Entre 1939 y 1945 muchas de ellas participaron en la esfera política y empezaron a lograr visibilidad en los partidos. En 1944 Juan Domingo Perón, en ese entonces jefe del Departamento Nacional de Trabajo, creó la División de Trabajo y Asistencia de la Mujer, que dirigió Lucila de Gregorio Lavié.

Fue la primera vez que el Estado asumía los derechos femeninos como una reivindicación propia. Al año siguiente, Perón creó la Comisión Pro-Sufragio Femenino. En 1947, al regresar de Europa, Eva Perón hizo realidad los sueños de muchas feministas que tanto habían luchado por los derechos civiles de las mujeres y potenció la necesidad de sancionar una norma legal.

Así, el 9 de septiembre de 1947 se sancionó la Ley 13. 010 que estableció el voto femenino obligatorio en todo el país. La primera elección posterior fue la del 11 de noviembre de 1951, en la que votó más del 90 por ciento de las ciudadanas inscriptas.

Más de 8 millones de personas estuvieron presentes en el Padrón Electoral, mientras que lo habitual era un número cercano a los 3 millones. Eva Perón, internada por su cáncer, votó desde la cama de un hospital, donde se trasladaron las autoridades de la mesa que tenía asignada para cumplir por primera vez con su deber cívico. Las y los invitamos a visitar información complementaria en:

  • Escenas de la historia de un país: Sanción de la Ley de Voto Femenino  (Canal Encuentro).
  • Archivo histórico – 1º voto femenino (Noviembre 1951) (Televisión Pública).
  • 11 Noviembre 1951: Voto femenino (Télam).
  • Recursos sobre voto femenino en la BNM.
  • La mujer argentina y la política por Carlos Alberto Floria.

¿Cuándo fue el primer voto de la mujer?

El derecho al voto de la mujer en México comenzó el 12 de febrero de 1947, con la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Decreto de adición al artículo 115 para permitirles la participación como votantes y como candidatas, quedando establecido que: “En las elecciones municipales participarán las mujeres, en igualdad de condición que los varones, con el derecho de votar y ser votadas”.

Sin embargo, fue el 3 de julio de 1955, hace 64 años, cuando las mujeres en México sufragaron por primera vez en una elección federal. Lo anterior, derivado de la promesa de campaña que hiciera dos años antes el entonces candidato presidencial Adolfo Ruiz Cortines.

Fue el 17 de octubre de 1953, una vez superado el trámite legislativo, el Presidente Ruiz Cortines promulgó las reformas constitucionales para que las mexicanas gozaran de la ciudadanía plena. En las elecciones federales de 1955, las mujeres acudieron por primera vez a las urnas a emitir su voto.

En esa ocasión se elegía a diputados federales para la XLIII Legislatura. Pese a la importancia que tenía este evento histórico, por ser el primer ejercicio de libertad de decisión de la mujer, la verdadera democratización de la ciudadanía tardó muchos años más en germinar, ya que la tradición estaba aún arraigada en nuestro país.

Es por ello que tuvieron que pasar 24 años de que se reconociera el sufragio de la mujer, para que en 1979 México tuviera a la primera gobernadora estatal (de Colima), Griselda Álvarez. El sufragio femenino significó el reconocimiento a la igualdad en la participación política.

A partir de entonces ha continuado la lucha de las mujeres por sus derechos a participar en la toma de decisiones del país. Municipios de México continuemos esforzándonos y trabajando en implementar políticas públicas que fomenten la participación de la mujer en la toma de decisiones en todos los ámbitos, en especial el municipal, para construir juntos un México justo, equitativo para toda la población.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales:  Twitter:   @ INAFED_Mx   Facebook:   @inafednacional.

¿Qué cambio en 1947 con respecto al voto?

El 23 de septiembre de 1947, durante el gobierno del presidente Juan Domingo Perón, se promulga en Argentina la Ley 13. 010 que instituye el voto femenino. El propio Perón, el pueblo, y la historia, le asignaron a “Evita”, Eva Duarte de Perón, un marcado reconocimiento por su campaña a favor de los derechos políticos de la mujer, resumiendo en ella la lucha que en el país se remontaba a finales del siglo XIX.

En Argentina las primeras mujeres que se ocuparon sobre el tema de la participación política y el sufragio femenino fueron las militantes del Partido Socialista y las anarquistas, que comenzaron la lucha por la igualdad de derechos y de oportunidades a la par de los hombres, quienes contaban con derechos cívicos casi desde el mismo momento en que se organizó la Nación.

Estas socialistas y anarquistas, siguiendo el ejemplo de las europeas, fundaron entre 1900 y 1910 una serie de agrupaciones en defensa de los derechos cívicos de la mujer. Y a ellas las siguieron otros grupos de mujeres, menos radicalizadas pero tan progresistas como ellas, que tenían reivindicaciones similares.

Al comienzo del siglo XX, el modelo femenino en Argentina estaba cambiando. Las mujeres aprendieron de los hombres, y de las noticias que les llegaban desde Europa y Estados Unidos, que ellas también tenían derechos.

Aunque para la ley eran poco menos que minusválidas o eternas menores de edad, que pasaban de depender de su padre a su esposo, en caso de casarse. Quedaban fuera de la vida como ciudadanas, no participaban de la vida política, y no tenían derechos cívicos.

Ya a principios del siglo XX, las más informadas y con un espíritu de lucha más desarrollado, formaron lo que se conoció como Unión y Labor para el Progreso Femenino y la Protección del Niño en 1900, la Asociación de Universitarias Argentinas en 1902, y en 1905, el Centro Feminista de Buenos Aires y la Liga de Mujeres Librepensadoras, que eran todas agrupaciones que buscaron la reivindicación de los derechos políticos de las mujeres.

A estas se les sumaron las Agrupaciones Femeninas Sufragistas, en 1902 el Centro Socialista Femenino, en 1907 el Comité Pro-sufragio femenino y el Centro Femenino Anarquista; en 1919 el Partido Feminista Nacional. Y en 1930, el Comité Argentino pro-voto de la Mujer.

Sin embargo, todavía a mitad del siglo XX la mujer argentina seguía sin derecho a votar y continuaba sin ejercer sus derechos cívicos. Aunque poco a poco, las primeras luchadoras empezaron a ser acompañadas por otras progresistas menos radicalizadas en sus reivindicaciones.

Luego del golpe de 1930, las agrupaciones femeninas sufrieron algunos cambios; el conservadurismo que derrocó al radical Hipólito Yrigoyen y tomó el poder de la mano de Uriburu y Justo, dificultó parte de los reclamos femeninos que debieron abandonar la cuestión de la mujer en general, y centrarse en la cuestión del sufragio en particular.

Pero por otra parte los partidos políticos comenzaron a sumar mujeres dispuestas a pelear por lo suyo, y en 1933 se crea la Asociación de Mujeres Radicales; en 1946 la Secretaría Femenina del Partido Laborista, y la Secretaría Femenina de la Unión Cívica Radical, y en 1949 el Partido Justicialista organiza su Rama Femenina.

Habían pasado muchos años desde el comienzo de la lucha y no existía ningún fundamento legal para la exclusión de las mujeres a la hora de emitir sufragio, las trabas eran más bien las concepciones sociales predominantes, anticuadas, desactualizadas, no acordes con lo que sucedía en el mundo y con el protagonismo femenino a nivel mundial.

Precisamente, esa ambigüedad legal permitió que en septiembre de 1947, durante el primer gobierno de Perón, las mujeres obtuvieran por primera vez derecho a participar de una elección y tener los mismos derechos civiles que los hombres.

La promotora de dicha ley fue justamente Eva Perón. Ya desde la Secretaria de Trabajo y Previsión, Perón encaró una política dirigida a las mujeres, y en ese ámbito creó la División de Trabajo y Asistencia a la Mujer. Y el 26 de julio de 1945, en un acto celebrado en el Congreso, Perón explicitó su apoyo a la iniciativa del voto femenino.

Se formó entonces la Comisión Pro Sufragio Femenino, que elevó un petitorio al gobierno solicitando el cumplimiento de las Actas de Chapultepec, por las cuales los países firmantes que aún no habían otorgado el voto a la mujer se comprometían a hacerlo.

El 3 de septiembre de 1945 la Asamblea Nacional de Mujeres, presidida por Victoria Ocampo, resolvió rechazar el voto otorgado por un gobierno de facto y reclamó que el gobierno fuera asumido por la Corte Suprema. El lema de la Asamblea era: “Sufragio femenino pero sancionado por un Congreso elegido en comicios honestos”.

  • Los sucesos de octubre del 45 pospusieron el tema;
  • La campaña electoral de 1946 puso en evidencia que, ya fuera con el apoyo del laborismo o con el de la Unión Democrática, la mujer, aún sin derechos políticos, había ingresado en la política argentina;

Faltaba la legitimación. Una vez en la presidencia, Perón volvió sobre la cuestión del sufragio femenino. Lo hizo en su Primer Mensaje al Congreso, el 26 de julio de 1946 y en el Plan Quinquenal. En este marco, Eva emprendió la campaña desde distintos lugares: con los legisladores, con las delegaciones que la visitaban, con las mujeres nucleadas en los centros cívicos, a través de la radio y de la prensa.

El mensaje de Eva iba dirigido a un conglomerado femenino extenso, se instaló en las mujeres y ellas pasaron a desempeñar un papel activo: se realizaron mitines, se publicaron manifiestos y grupos de obreras salieron a las calles a pegar carteles en reclamo por la ley.

Centros e instituciones femeninas emitieron declaraciones de adhesión. Las mujeres reconocían en Eva Perón a su portavoz. Es que ya en 1946, tras las elecciones de febrero de ese año que le dieron el triunfo a la fórmula Perón-Quijano, Evita pronunció su primer discurso oficial en el que manifestaba su apoyo a los derechos políticos de la mujer: “La mujer del presidente de la República, que os habla, no es más que una argentina más, la compañera Evita, que está luchando por la reivindicación de millones de mujeres injustamente pospuestas en aquello de mayor valor en toda conciencia: la voluntad de elegir, la voluntad de vigilar, desde el sagrado recinto del hogar, la marcha maravillosa de su propio país.

Esta debe ser nuestra meta. Yo considero, amigas mías, que ha llegado el momento de unirnos en esta fase distinta de nuestra actividad cotidiana. Me lo indican diariamente la inquietud de vuestros pensamientos y la ansiedad que noto cada vez que cruzamos dos palabras”.

“La mujer argentina supo ser aceptada en la acción. Se está en deuda con ella. Es forzoso establecer, pues, esa igualdad de derechos, ya que se pidió y obtuvo casi espontáneamente esa igualdad de los deberes. El hogar, esa célula social donde se incuban los pueblos, es la argamasa nobilísima de nuestra tarea.

Al hogar estamos llegando y el hogar de los argentinos nos va abriendo sus puertas, que son el corazón ansioso del país. Todo lo hemos supeditado, repito, al fin último y maravilloso de servir. Servir a los descamisados, a los débiles, a los olvidados, que es servir –precisamente- a aquellos cuyos hogares conocieron el apremio, la impotencia y la amargura.

Del odio, la postración o la medianía, vamos sacando esperanzas, voluntad de lucha, inquietud, fuerza, sonrisa”. “La mujer argentina ha superado el período de las tutorías civiles. Aquella que se volcó en la Plaza de Mayo el 17 de Octubre; aquella que hizo oír su voz en la fábrica, en la oficina y en la escuela; aquella que, día a día, trabaja junto al hombre en toda gama de actividades de una comunidad dinámica, no puede ser solamente la espectadora de los movimientos políticos”.

  • “La mujer debe afirmar su acción, la mujer debe votar;
  • La mujer, resorte moral de un hogar, debe ocupar su sitio en el complejo engranaje social de un pueblo;
  • Lo pide una necesidad nueva de organizarse en grupos más extendidos y remozados;

Lo exige, en suma, la transformación del concepto de la mujer, que ha ido aumentando sacrificadamente el número de sus deberes sin pedir el mínimo de sus derechos”. “El voto femenino será el arma que hará de nuestros hogares el recaudo supremo e inviolable de una conducta pública.

El voto femenino será la primera apelación y la última. No es sólo necesario elegir, sino también determinar el alcance de esa elección”. Y el 23 de septiembre, tras la firma de la Ley, la CGT organizó una concentración en Plaza de Mayo para celebrar su promulgación, y ante un público numeroso que concurrió desde temprano, Eva Perón manifestaba: “Mujeres de mi patria: recibo en este instante de manos del gobierno de la Nación la ley que consagra nuestros derechos cívicos.

Y la recibo entre vosotras con la certeza de que lo hago en nombre y representación de todas las mujeres argentinas, sintiendo jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria. Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos, una historia larga de luchas, tropiezos y esperanzas.

¿Quién dio el voto a la mujer?

Más tarde, en 1953, el presidente Adolfo Ruiz Cortines expide la reforma a los artículos 34 y 115, fracción I constitucionales, en la que se otorga plenitud de los derechos ciudadanos a la mujer mexicana.

¿Qué pasó en la Argentina en el año 1947?

El 23 de septiembre de 1947, el peronismo amplificó las fronteras de la construcción política que posibilitó la Ley Sáenz Peña. Tres décadas después, el voto universal y secreto que el radicalismo le arrancó a los conservadores, pasó a contemplar a las que nunca habían tenido voz, ni voto.

  • Basada en las luchas viejas, Evita se puso al frente del sufragio femenino y aquella democracia tan liberal como formal, comenzó a ser un poco más real, tambien el 9 de julio, en Tucumán, el presidente Perón proclama la Inde­pendencia Económica, una de las tres banderas del justicialismo;

La enérgica declaración es acompañada de políticas pragmáticas y mesuradas. Los derechos y garantías individuales constituyeron grandes conquistas de fines del siglo XVIII, momento en que se consagraron los principios fundamentales para asegurar la ciudadanía universal.

  • Luego de la Revolución Francesa se abrió un largo proceso en el que evolucionó el principio del derecho de los individuos a la participación política, a elegir y revocar gobernantes y a ser elegido para el ejercicio de cargos públicos;

La mayoría de los países occidentales consagró el derecho al voto. Aunque muchas naciones optaron por la vía republicana, inicialmente sólo confirieron la prerrogativa del voto a los individuos varones alfabetos o propietarios. Durante la mayor parte del siglo XIX ninguna sociedad concedió la capacidad de voto a las mujeres.

En las últimas décadas del siglo pasado, un Estado norteamericano y, más tarde, Australia y Nueva Zelanda permitieron que la población femenina alcanzara el mismo derecho a sufragar que los varones. El feminismo surgió a mediados de ese siglo como una corriente que reivindicaba la igualación de los derechos que usufructuaban los varones.

Debe pensarse que, durante el siglo XIX, de modo paradójico, el aumento de la soberanía de los varones coincidió con una pérdida de derecho de las mujeres, y una prueba de esto puede encontrarse en la codificación civil que llevó a cabo la mayoría de los países latinoamericanos emulando el Código Civil francés de 1804.

Este código había sancionado la inferioridad jurídica de las mujeres, lo que significaba que para educarse, profesionalizarse y trabajar, las casadas debían contar con la autorización de sus maridos. Tampoco tenían derecho a la gerencia de los bienes (aunque les fueran propios) ni a testimoniar en juicio sin el consentimiento de los cónyuges.

Como puede verse, la situación de las mujeres empeoró en un siglo que se abría paso prometiendo más individuación para los varones. Como se ha dicho, los nuevos sistemas políticos, sin duda más democráticos, tampoco consideraban ciudadanas a las mujeres, y fueron necesarias las demandas y movilizaciones de las feministas para llevar adelante las reformas que permitieron el derecho al sufragio.

En nuestro país, el primer partido político en proponer el derecho al sufragio femenino fue el Socialista, surgido en 1896. El primer proyecto de ley para establecerlo se presentó en 1919 en la Cámara de Diputados.

Durante la década de 1920 las feministas realizaron numerosas acciones para obtener el voto y muchas voces masculinas se sumaron a esas demandas. Deben recordarse especialmente los nombres de Julita Lanteri , María Abella Ramírez, Elvira Rawson de Dellepiane y Alicia Moreau de Justo por su infatigable lucha a favor del voto femenino.

  1. En 1932 por primera vez la iniciativa del sufragio fue tratada en sesión plenaria en el Congreso y consiguió su aprobación en la Cámara de Diputados, pero nunca fue tratada por el Senado;
  2. Hasta inicio de esta década se acumularon los proyectos, en general impulsados por socialistas y radicales, pero ninguno pudo llegar al recinto;

En la campaña del año pasado, de la que resultó ganadora la fórmula Juan Perón-Hortensio Quijano, las fuerzas contendientes se comprometieron a otorgar el voto a las mujeres. A mediados de ese año se formó una comisión especial prosufragio. Este año, luego del regreso de Eva Perón de Europa, se inició el tratamiento del proyecto en la Cámara de Diputados.

Durante los días previos, Evita visitó organismos sindicales y lugares de trabajo con mayor representación femenina a fin de agitar a favor de la medida y de solicitar movilizaciones. Una multitud, en su mayoría compuesta por mujeres, se reunió en la Plaza del Congreso pidiendo la sanción.

Tal vez fue una de las primeras manifestaciones masivas ocurridas bajo el nuevo gobierno. Evita, junto con otras militantes, acompañó los debates que consagraron el derecho de las mujeres a elegir y ser elegidas en septiembre pasado. Días más tarde, la ley fue promulgada desde los balcones de la Casa de Gobierno.

  • Frente a una multitud que festejaba, Eva Perón expresó con singular énfasis el significado de la conquista de ese trascendental derecho;
  • Aunque las feministas, en su enorme mayoría, son opositoras al régimen, y en las consideraciones de Evita no hubo casi mención al feminismo al que solía hostigar, no hay dudas de que la conquista representa uno de los mayores anhelos de este esforzado bastión que se manifestó a lo largo de las décadas;

Las mujeres socialistas iniciaron este año una serie de acciones a fin de ilustrar sobre el modo correcto de votar, temerosas –con razón– de que el electorado femenino se vuelque mayoritariamente hacia el peronismo. La primera dama, Eva Duarte de Perón, realizó durante los meses de junio y julio una extensa gira por el continente europeo que resultó ser un gran éxito, especialmente en España. El día 8 llegó a este país, donde fue recibida por el presidente Francisco Franco, su esposa y el gobierno en pleno. Allí, Eva pudo comprobar cómo afecta a España el bloqueo internacional establecido por Naciones Unidas, tras el fin de la Guerra Civil y la irrupción de Franco en el poder.

Los transportes están casi paralizados por la falta de combustible y lo mismo sucede con los trenes. Para mitigar el hambre que sufre una gran porción de la sociedad española, la esposa del presidente argentino firmó una serie de convenios por medio de los cuales la Argentina se compromete a suministrarle cereales a España.

Como muestra de reconocimiento, Franco le otorgó a Eva Perón la Gran Cruz de Isabel la Católica, en una ceremonia que congregó a una multitud pocas veces vista en los últimos años en España. La gira se completó con visitas a Francia, Italia y Suiza. El 9 de julio, en Tucumán, el presidente Perón proclama la Independencia Económica, una de las tres banderas del justicialismo.

  1. La enérgica declaración es acompañada de políticas pragmáticas y mesuradas;
  2. Las negociaciones con Estados Unidos, aunque tensas, nunca se cortan;
  3. Con Gran Bretaña debe resolverse el problema de las deudas acumuladas durante la guerra de 112 millones de libras, inconvertibles, que han de gastarse en el área del Commonwealth;

La larga negociación incluye la cuota de carne vendida en Inglaterra y la adquisición de los ferrocarriles británicos: están obsoletos y deteriorados, y su privilegio impositivo se halla a punto de vencer. Hace tiempo que sus dueños quieren venderlos. El gobierno finalmente acepta cambiarlos por las libras bloqueadas, y transforma la operación en una victoria sobre el imperialismo: como en el caso de los puertos, los teléfonos o el gas, se compra soberanía.

El presidente Perón se hizo la pregunta ¿Por qué es necesaria esta independencia? y luego respondió: “Desgraciadamente, mientras luchábamos entre 1810 y 1828 por conquistar nuestra independencia política, perdíamos nuestra Independencia económica, siendo colonizados por otras naciones que por más de cien años han sacado beneficios de esta situación”.

El general Perón ha develado en Tucumán una verdad largamente ocultada por la historia escrita por los vencedores de Caseros: el hecho de que pasamos de la dependencia formal de España a la dependencia informal de Gran Bretaña. La dolorosa verdad, la verdad oculta, es que cambiamos de collar, pero no dejamos de ser perros.

Pasamos del collar visible español, a collar invisible inglés. Tuvimos bandera, himno y ejército, pero Inglaterra nos encadenó a sus pies con el empréstito Baring Brothers y la sutil colonización cultural.

Después de la independencia nos convertimos en una colonia informal del imperio británico. El 9 de julio, en Tucumán, el general Perón ha emprendido el camino de nuestra segunda emancipación. La independencia del imperio inglés está, ahora, en marcha. El viaje a Europa de Evita fue un importante acontecimiento en su vida, y por el cual se hizo conocer en el mundo, estuvo en España, Italia, Ciudad Del Vaticano, Portugal, Francia, Suiza, y paso por Brasil y Uruguay. Dicho viaje fue desde el 6 de junio hasta el 23 de agosto. En España fue recibida por el Generalísimo Franco y su esposa  (con quien Evita discutió debido a que se rehusaba a visitar a los humildes y los tildaba de “Rojos” ). España vivía una difícil situación, y la argentina del General Perón envió ayuda y trigo.

  1. También tuvo una audiencia con el santo Padre Pio XII en el Vaticano, que duro 20 minutos, el mismo la felicito por su labor con los mas humildes y le regalo un rosario;
  2. El Primer Plan Quinquenal está vertebrado  sobre dos ejes fundamentales: desarrollo industrial y bienestar social el plan a se implementará hasta 1951;

Primero la crisis internacional de 1929 y la Segunda Guerra Mundial demostraron que ha llegado la hora de la planificación económica. En efecto, reducir el nivel de incertidumbre en la sociedad es una urgencia compartida por todos en el mundo moderno. Para nuestra comunidad, significa dignificar a los trabajadores en sus derechos sociales, asegurar las inversiones productivas de los empresarios y garantizar el cumplimiento del proyecto nacional, largamente gestado por generaciones de argentinos y que vio la luz el 17 de octubre de 1945 y gobierna desde el 4 de junio del año pasado.

Es por ello que la estrategia de afirmación nacional y popular precisaba de un ordenamiento razonado, como es el Plan Quinquenal 1947-1951, elaborado en la Secretaría Técnica de la Presidencia a cargo de José Figuerola.

El 21 de octubre del año pasado, el Plan fue presentado por el presidente Perón y el secretario Técnico Figuerola ante el Senado y la Cámara de Diputados reunidos. Es triste que no hayan asistido los partidos de la oposición, ya que los beneficios del Plan que comenzó el 1 de enero del corriente son para todos los argentinos.

  1. En su exposición, el presidente Perón sostuvo que a la economía “cuando no la dirige el Estado, la dirigen los monopolios”;
  2. Los ejes principales del Plan son el desarrollo industrial y el bienestar social;

“Sin base económica no puede haber bienestar social (. ) Los países que no desarrollan sus industrias difícilmente salen de la etapa de la economía semicolonial”. Concretamente el Plan consiste en un Mensaje Presidencial, 27 proyectos de ley enviados al Congreso y un cálculo de los recursos requeridos para iniciar la organización de servicios y financiar las inversiones necesarias para la ejecución del Plan. El Primer Plan Quinquenal argentino fue un procedimiento de planificación estatal argentino, del primer gobierno del general Juan Domingo Perón. A principios del segundo semestre de 1946, la Secretaría Técnica de la Presidencia comenzó a preparar un Pacto de Gobierno para el período comprendido por los años 1946 y 1952. El Plan Quinquenal se anunció en el mensaje presidencial del 19 de octubre de 1947 como “Proyecto de Ley” (El Art.

  • El Mensaje Presidencial sintetiza los objetivos del Plan: “Situar la economía del país al servicio de todos los habitantes”;
  • Algunos de los proyectos legislativos que se enviaron al Congreso son el otorgamiento de derechos electorales para la mujer; la ley de salud pública; la jurisdicción nacional del fuero del trabajo; el estímulo a la afluencia de inmigrantes y la colonización de tierras; la ley de arrendamientos agrarios; las bases para la implantación del seguro social y el fomento de la vivienda; el Plan Nacional de Energía; un Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias, y las bases para un Plan de Industrialización general del país;

20º daba el “Plan de Realizaciones e Inversiones” y desarrollaba diversos proyectos de ley). ​ En Avellaneda se reúnen los opositores a la conducción unionista de la UCR, los firmantes de la Declaración de Avellaneda de 1945 Frondizi, Balbín, Lebensohn, Larralde-, se agrega Amadeo Sabattini.

  • El Movimiento de Intransigencia y Renovación tendrá una conducción federal, con predominio sabattinista;
  • Se aprueba una Profesión de fe doctrinaria, de inspiración yrigoyenista;
  • Las Bases de acción política tienen el sello de Arturo Frondizi: se proponen soluciones más avanzadas que las peronistas, en la línea de los movimientos de izquierda europeos;

En poco tiempo más, los intransigentes ganan la conducción del partido. George Bruce remplaza al embajador norteamericano George Messersmith, a quien se concede la Gran Cruz del Libertador. También le es entregada al presidente dominicano Leónidas Trujillo.

En la Conferencia Interamericana de Río la delegación argentina acepta la propuesta norteamericana: bastan dos tercios para la adopción de las resoluciones. los cancilleres saludan a Eva Perón, de regreso de Europa.

Inglaterra vende a la Argentina naves y aviones; el gobierno norteamericano autoriza la venta de cañones; renuncia de funcionarios nacionalistas. En la Conferencia de la UN en La Habana, el senador Molinari retorna la postura antinorteamericana. Acuerdos con Chile sobre la Antártida; con Bolivia sobre vinculación carretera y derechos aduaneros; con Brasil sobre venta de trigo.

  • Llega el primer contingente de emigrantes italianos;
  • Discurso de Perón a los ciudadanos del mundo, para explicar la Tercera Posición y una propuesta de paz; es radiado en varios idiomas;
  • Hay una intervención a La Rioja y a Córdoba, por un conflicto entre radicales renovadores y laboristas; se aprueba la intervención a Corrientes;

La Cámara de Senadores destituye a tres ministros de la Corte Suprema y al procurador general, Juan Álvarez; Tomás Casares es el nuevo presidente de la Corte. Se suprime el penal de Ushuaia. Se sanciona un Código Sanitario Nacional. El Partido Único de la Revolución Nacional se constituye como Partido Peronista. El 4 de abril de 1945 un amplio grupo de dirigentes radicales opositores al unionismo que dirigía la UCR, se reunieron en la entonces ciudad de Avellaneda, corazón del cordón industrial de la ciudad de Buenos Aires, para debatir y consensuar las bases políticas para un programa de centro-izquierda y nacionalista, que pudiera dar respuesta a las nuevas realidades sociales, económicas y políticas que el acentuado proceso de industrialización estaba produciendo en la Argentina. El resultado fue la Declaración de Avellaneda, un documento histórico que se constituyó en una de las bases ideológicas de la Unión Cívica Radical. Poco después, el 1 de noviembre de 1945 estos dirigentes radicales se reunieron en Rosario para constituir el Movimiento de Intransigencia y Renovación (MIR).

Cipriano Reyes es herido en un atentado. Clausura de La Vanguardia ; también de Provincias Unidas, órgano del bloque de diputados radicales, y de la revista Qué sucedió en siete días. Bomba en un acto socialista: cuatro muertos y veinte heridos.

Entre los radicales que integraron y fundaron el MIR hay que mencionar a: Arturo Frondizi, Ricardo Balbín, Crisólogo Larralde, Moisés Lebensohn, Oscar Alende, Juan Gauna, Raúl Rabanaque Caballero, Arturo Illia, Francisco Rabanal. Luego adherirían también Ricardo Rojas, Adolfo Güemes, Elpidio González, Ernesto Giuffra, Miguel Mario Campero, Federico Monjardín, entre otros.

Amadeo Sabattini, simpatizaría con el MIR y se mantendría cercano, pero autónomo y con una posición algo más moderada. Se firmó el Tiar con lo cual Latinoamérica apoyará a EE. UU. en caso de enfrentamiento con la URSS.

Como parte de la nueva política diplomática diseñada por Estados Unidos, el 2 de septiembre se firmó en Río de Janeiro el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, que entrará en vigencia a partir del año que viene. Los países que participaron del acuerdo fueron la Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, EE.

  1. UU;
  2. El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana Uruguay y Venezuela;
  3. Con este Tratado, Estados Unidos se garantiza el apoyo de toda Latinoamérica en caso de un enfrentamiento directo con la Unión Soviética;
See also:  Argentina Vs Uruguay Cuando Juegan?

En el Congreso celebrado este año por el gobernante Partido Justicialista, quedó constituida la primera Junta Nacional y el Consejo Superior de la agrupación. De acuerdo a lo aprobado, el artículo 1º establece: “El Consejo Superior y la Junta Ejecutiva Nacional del Partido Justicialista, constituyen el organismo superior de gobierno partidario, en todo el territorio de la República, hasta la constitución de sus autoridades permanentes.

  • De él dependen directamente, las Juntas Metropolitanas, Provinciales y Territoriales, e indirectamente, a través de los organismos enunciados las demás autoridades transitorias que hayan sido designadas”;

En tanto que el artículo siguiente establece que “Las actuales autoridades del partido deberán ser ratificadas o modificadas en su constitución, por resoluciones del Consejo Superior y Junta Ejecutiva Nacional”. Profundizando su objetivo de asegurar la justicia social, el gobierno de Juan Domingo Perón proclamó los derechos a los que tiene que tener acceso un trabajador y que están vinculados con la justa distribución, la capacitación, condiciones dignas de trabajo y de vida, acceso a la seguridad social, a la protección de la familia, al mejoramiento económico y la defensa de los intereses profesionales.

Para el actual gobierno, los derechos derivados del trabajo, al igual que las libertades individuales, constituyen atributos naturales, inalienables e imprescindibles de la personalidad humana, cuyo desconocimiento o agravio es causal de antagonismos, luchas y malestares sociales.

Por eso, considera que es necesario y oportuno enunciar esos derechos mediante una declaración expresa, a fin de que, en el presente y en el futuro, sirva de norma para orientar la acción de los individuos y de los poderes públicos, dirigida a elevar la cultura social, dignificar el trabajo y humanizar el capital, como la mejor forma de establecer el equilibrio  entre las fuerzas concurrentes de la economía y de afianzar, en un nuevo ordenamiento jurídico, los principios que inspiran la legislación social. El Instituto Aeronáutico de Córdoba ya está llevando adelante los primeros ensayos del avión Pulqui, de elaboración absolutamente nacional. El proyecto está a cargo de los ingenieros argentinos Cardehilach, N. Morchio y H J. Ricciard y en los últimos meses se sumó el  diseñador francés Emile Dewoitine. Se trata de un profesional de una reconocida trayectoria en la construcción de aviones en Europa, que se radicó en el país con la intención de llevar adelante su propio proyecto de elaborar un avión de reacción.

  1. Con la presencia de los presidentes Juan Perón y Gaspar Dutra, quedó inaugurado este año el puente internacional que une las ciudades de Paso de los Libres y Uruguayana, lo que posibilitará una mayor expansión de las relaciones de amistad y comercio entre la Argentina y Brasil;

El flamante puente es parte de los acuerdos que entre 1934 y 1935 firmaron los entonces presidentes Agustín P. Justo y Getúlio Vargas, tratando de satisfacer las aspiraciones de las poblaciones de una y otra margen del río Uruguay, que veían en las dificultades para trasponer el caudaloso curso de agua los obstáculos perjudiciales en el desenvolvimiento de sus intereses y de sus lazos de buena vecindad. Entre 1934 y 1935, los gobiernos de Argentina y Brasil firmaron sendos tratados en miras a la construcción de un puente binacional sobre el río Uruguay. A través de una Comisión Mixta Argentino-Brasileña, se realizaron estudios de factibilidad en los cruces de Alvear – Itaquí, Santo Tomé – São Borja y Paso de los Libres – Uruguaiana, resultando elegido este último para la construcción. Luego de años de estudios y deliberaciones, finalmente en 1942 comenzaron las obras.

  1. Del lado argentino, el punto de inicio sería un trecho de tierra entre dos lagunas hacia del sur de Paso de los Libres, atravesando el río hasta una barranca 200 metros por encima del jusente (marea baja) en Uruguaiana, en la orilla brasileña;

La construcción comenzó desde ambos lados del río simultáneamente y fue licitada por separado por ambos países, aprovechando que el punto medio del puente estaba justo en el límite internacional. En la Argentina, la ganadora del concurso fue la empresa constructora Parodi & Figini.

  • En Brasil, la obra fue llevada a cabo por la firma Matheus Martins Noronha & Cia;
  • Las obras fueron terminadas y habilitadas al público el 12 de octubre de 1945 e inauguradas oficialmente el 21 de mayo de 1947;

El Congreso aprueba la ley de enseñanza religiosa, que incluye la alternativa de cursos de Moral; también el Estatuto de docentes privados; el Estado se hace cargo de una parte sustantiva del salario. El padre Benítez lleva al Papa una carta de Perón: critica el escaso apoyo de los obispos; concede un premio al obispo de Resistencia, monseñor De Carlo, por su obra social y cristiana.

  1. Se Celebra el Primer Congreso Mariano Nacional, con asistencia del Presidente; el gobernador Mercante declara que hay que estar con Cristo o contra Cristo;
  2. Hay una extensión del beneficio del aguinaldo al personal eclesiástico y se establecen becas para los hijos de suboficiales, destinadas a cursar los Liceos Militares;

Creación del Liceo Militar Naval Almirante Guillermo Brown. Se realiza el Cuarto Censo Nacional y se crea el Instituto Mixto de Inversiones Mobiliarias. Miguel Miranda preside el nuevo Consejo Económico Nacional; Orlando Maroglio lo remplaza en el Banco Central.

Juan Maggi preside la nueva empresa de Agua y Energía, que incluye las obras de riego y empresas eléctricas nacionalizadas. Las empresas de Propiedad Enemiga integran la Dirección Nacional de Industrias del Estado y hay negociaciones secretas para convertir a YPF en empresa mixta, con la Standard Oil y la Shell pero hay  resistencias entre los funcionarios peronistas; Frondizi denuncia en Diputados el proyecto, que es desechado por Perón.

Se sanciona la Ley del Plan Siderúrgico Nacional, a cargo del gral Savio. Comienza a operar la empresa Textil Oeste. La Justicia aplica una importante multa a los herederos del industrial Otto Bemberg, dueño de la Cervecería Quilmes. Exitosa campaña contra la langosta; se emplea DDT y se produce una confiscación del predio de la Sociedad Rural en Palermo. El general Manuel Savio desde Fabricaciones Militares impulsó la industria química pesada, creando las plantas químicas de Río Tercero, José de la Quintana y Tucumán. Estableció un permanente intercambio científico y tecnológico con las empresas mecánicas; impulsó la minería bajo la regla de que la demanda interna debía ser satisfecha con recursos mineros nacionales. el general Manuel Savio presentó un proyecto de ley estableciendo el Plan Siderúrgico Nacional, que entre otros puntos creaba la Sociedad Mixta Siderúrgica Argentina (SOMISA).

  • El Plan Siderúrgico Argentino fue aprobado por Ley 12;
  • 987 , conocido como Plan Savio;
  • Por la misma se creó SOMISA (SOciedad MIxta Siderurgia Argentina), siendo Savio su primer presidente;
  • Diseñó también el plan de producción de caucho natural y sintético, y un proyecto de ley para proteger las industrias de materias primas básicas;

Durante la visita de una delegación sindical estadounidense, Perón lanza una denuncia se trata que Luis Gay, secretario general de la CGT y antiguo presidente del Partido Laborista, está en connivencia con Serafino Romualdi, viejo comitente de Braden y de la Unión Democrática.

Gay molesta políticamente pues convoca asesores para discutir las políticas estatales, coordina la acción de los diputados gremiales, retorna la propuesta laborista. Perón lo plantea primero a los dirigentes de la CGT y luego denuncia, en un discurso público, la traición de quien simula ser nuestro compañero y nos ha de clavar un puñal por la espalda.

La CGT, sin convicción, acepta separar a Gay. El gobierno lanza una campaña nacional contra el agio y la especulación y  en 60 días se resolverá el problema. Se producen huelgas de empleados municipales en Buenos Aires,  de petroleros, de textiles y  de metalúrgicos el Gobierno sugiere acabar con las huelgas y realiza acuerdos para ello.

  1. Se inaugura el Aeroparque Metropolitano y en Mendoza, Perón inaugura el Hospital Ferroviario; se crea el Instituto Provincial de la Vivienda;
  2. La Ley Universitaria elimina la autonomía: el rector es designado por el Poder Ejecutivo y se suprime la participación estudiantil;

Se crean las facultades de Filosofía y Letras en Rosario, y de Ciencias Económicas en Tucumán. En la UBA, Romualdo Ardissone crea el Instituto de Geografía y José Imbelloni, el de Antropología. Se establece el Día Nacional de la Tradición. El santafesino Diego Oxley obtiene el Premio Regional de la Comisión Nacional de Cultura por Quebrachos. Luis Gay en 1944, funda la Federación Obrera de Telecomunicaciones de la República Argentina (FOTRA), y sería clave en la histórica jornada del 17 de octubre de 1945 y, posteriormente, sería uno de los fundadores y referentes del Partido Laborista, la estructura política que acompañó la elección de Juan Domingo Perón. El 20 de abril de 1950, en el marco de regularización del gremio telefónico, se crea la Federación de Obreros y Empleados Telefónicos de la República Argentina (FOETRA), que obtiene la personería gremial el 16 de junio. En octubre de 1945 fue el principal organizador, junto con Cipriano Reyes (sindicato de la carne), del Partido Laborista, resultando elegido como presidente del mismo.

  • El padre Furlong publica tres obras destacando el florecimiento cultural durante la dominación hispana;
  • Son traídos los restos de los padres de San Martín;
  • El Partido Laborista fue responsable del 85% de los votos que le dieron a Perón su victoria electoral del 24 de febrero de 1946;

3​más tarde fusionándose con otros partidos menores hasta desembocar en la creación del Partido Justicialista. ​ junto con los radicales de Hortensio Quijano y los conservadores y la mayoría de los laboristas. En 1946 fue elegido secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) y designado presidente de la Caja Nacional de Ahorro Postal ese 20 de julio.

Un año después, al llegar una delegación de la American Federation of Labour con el propósito de “investigar” la situación del movimiento obrero, esto desató una lógica repulsa de la C. que no podía permitir la injuriosa injerencia de los norteamericanos en los asuntos nacionales.

Luis se entrevistó a solas con Romualdi en el hotel donde se alojaba​ confrontando con los dirigentes sindicales y con Juan Perón, por entonces presidente, cuyo candidato era, Gay fue desplazado de la conducción de la CGT y reemplazado por Aurelio Hernández.

  • Bernardo Houssay recibió el Nobel de Fisiología cuando su nombre es non sancto en la Argentina;
  • Houssay fue un creador de la endocrinología experimental moderna el y su equipo descubrieron nada menos que el papel del riñón en la regulación de la presión arterial, el del páncreas y la hipófisis en la diabetes y hubo recriminación contra el Comité Nobel por no haber hecho extensivo el premio a los muchos coautores de los artículos científicos de Houssay;

El premio no le sirvió para aminorar las tensiones que tenía con el gobierno peronista. Años antes, durante la dictadura de Farrell, tras haber sido expulsado de su cátedra y en forma privada, Houssay había creado el Instituto de Biología y Medicina Experimental.

Desde allí realizó junto con sus compañeros más de mil trabajos en endocrinología, nutrición, farmacología, patología experimental, glándulas suprarrenales, páncreas, hipertensión, diabetes y otras áreas abarcadas por la fisiología.

Bernardo Houssay fue presidente de la Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias, de la Academia Nacional de Medicina, de la Sociedad Argentina de Biología y de la Federación Internacional de Diabetes. Debido a su importancia en este campo de la medicina también tuvo la oportunidad de dictar cursos en las instituciones más importantes del mundo y recibió condecoraciones por parte de los gobiernos de Francia, Bélgica y Chile.

Se inicia la editorial Botella al Mar, dedicada a la poesía. Anales de Buenos Aires, que dirige Borges, invita a André Maurois. Francisco Romero funda Realidad Héctor Chavero, Atahualpa Yupanqui, publica Aires indios.

Ricardo Passano dirige en el teatro independiente La Máscara. El teatro IFT representa obras en iddisch; Armando Discépolo pone Cuando aquí había reyes, de Rodolfo González Pacheco. Emilio Centurión, que participa en el Salón de Artistas Independientes, es destituido de sus cátedras, y va preso por un mes; Emilio Pettoruti es destituido en el Museo Provincial de La Plata.

División del Movimiento Madi; Kosice expone solo en Bohemian Club. Debuta la bailarina y coreógrafa Cecilia Ingenieros; dos trabajos coreográficos se inspiran en obras de Dalí y Raquel Forner. En el Colón se estrena Juana de Arco en la hoguera , de Paul Hindemith y Paul Claudel, con E.

Kleiber y M. Wallman. Juan José Castro compone El llanto de las sierras , por la muerte en Córdoba de Manuel de Falla. Raquel Forner obtiene el Premio Palanza por sus obras Amanecer , Éxodo , El monto de piedra , La torre de Babel , La conferencia. Siempre me interesó la tragedia humana, escribió Forner, que plasma en sus telas los dramas de la guerra. El premio, instituido ese año, proviene de una donación particular y es adjúdicado por la Academia Nacional de Bellas Artes; supera en prestigio al Salón Nacional.

Aumenta la protección legal al cine. Sabina Olmos recibe una mención en el festival de Bruselas por su actuación en Albéniz , de Luis César Amadori. El hito cinematográfico del año lo constituyó la película argentina A sangre fría , dirigida por Daniel Tinayre, basada en la novela homónima del escritor Luis Saslavsky.

El film se estrenó el 6 de junio último y se convirtió rápidamente en un éxito de taquilla. Los protagonistas principales son Amelia Bence, Pedro López Lagar y Antonio Herrero. A través de la joven Elena Rossi, que acaba de salir de la cárcel , Saslavsky y  Tinayre  denuncian en esta trama negra las dificultades de reinserción social que experimentan los ex presidiarios, castigados por el  hostigamiento de la sociedad y perseguidos por la policía.

Al mismo tiempo exponen el abismo existente entre el tratamiento policial a los criminales pobres y la benevolencia de esta misma fuerza para con los criminales ricos. Homero Manzi se acercó al peronismo por lo cual fue expulsado del radicalismo, lo que motivó que el 16 de diciembre de 1947 pronunciara un discurso en horario central por Radio Belgrano en el cual entre otros conceptos dijo que “Perón, como dijo Farías Gómez, es el reconductor de la obra inconclusa de Yrigoyen.

Mientras siga siendo así, nosotros continuaremos creyéndole, seremos solidarios con la causa de su revolución que es esencialmente nuestra propia causa. Nosotros no somos ni oficialistas ni opositores: somos revolucionarios”. Radio Belgrano es vendida al Estado; Yankelevich permanece como gerente general.

  1. Éxitos radiales: La pandilla Marylín y ¡Qué pareja! , con libro de Abel Santa Cruz;
  2. Antonio Tormo es contratado para un ciclo de audiciones;
  3. Los hermanos Ábalos abren el club Achalay Huasi, donde también canta el dúo Martínez-Ledesma;

José Basso debuta en el Marzotto y  Discépolo compone una letra para El choclo. Se produce el tercer triunfo consecutivo de la Argentina en el Sudamericano de Fútbol de Guayaquil. Dejan el fútbol Armenio Erico y Ernesto Lazzatti. Se inaugura el estadio de Huracán y se produce un nuevo récord de venta de entradas 3,5 millones. Homero estaba “en el misterio”, dijo Aníbal Troilo. Escritor, hombre de la cultura del régimen, guionista cinematográfico de éxito, Homero Manzi es ante todo un formidable poeta. En 1942 escribe con Troilo Barrio de tango, y siguen juntos hasta el día mismo de su muerte, en 1951. Romance de barrio es un vals; entre Darío y Carriego, evoca nostalgias de paraísos perdidos -la cita lejana de abril- y de una ciudad que ya deja de existir.

  1. En el boxeo Alfredo Prada vence a José María Gatica, que soporta cinco rounds con la mandíbula rota;
  2. Este año, Edmundo Rivero se incorpora a la orquesta de Troilo para remplazar a Alberto Marino y al año siguiente los tres quedan unidos, de manera indisoluble, con Sur;

Gran triunfo de Oscar Gálvez quien luego de diez años de mostrar toda su audacia y arrojo en las pistas, el piloto argentino Oscar Alfredo Gálvez obtuvo este año su primera alegría profesional al obtener el Primer Gran Premio Sudamericano de Automovilismo.

  1. Con su inseparable hermano Juan, “el Aguilucho” cobró notoriedad cuando al mando de su cupé Ford 35 sorprendió a todos al unir las ciudades de Buenos Aires y Rosario a un promedio de 119,75 kilómetros por hora durante el transcurso de la carrera Buenos Aires-Córdoba;

Gracias a ese ritmo que le impuso a su andar, logró el sexto puesto, pese a manejarse con un auto precario para la época. Corría el año 1937 y desde esa primera intervención, Gálvez dejó en evidencia su temeridad, ya que en el segundo tramo de aquella carrera no pudo evitar un vuelco que lo sacó de la competencia tras una mala maniobra para evitar un badén.

  • A pesar del frustrado final, desde aquella carrera Gálvez se convirtió en un ídolo popular que ahora alcanza su momento de mayor consagración;
  • Siendo el tercero de cinco hermanos varones, en la casa de los Gálvez fue siempre una obsesión contar con un auto para prepararlo para la competición;

El sueño lo lograron cuando Oscar cumplió los 21 años y ahora todos sus hermanos deben sentir como propio este gran logro del Aguilucho. Los argentinos se imponen el Torneo Sudamericano de Natación y en el Sudamericano de Atletismo de Río de Janeiro. En, Estocolmo, Argentina gana la Copa Lyon, de tiro con pistola; Enrique Díaz Valiente es campeón mundial de siluetas olímpicas. Vuelve el automovilismo ya que Oscar Alfredo Gálvez gana el Gran Premio, que llega a Chile. Primera Temporada Internacional en pista: participan los europeos Achille Varzi, José Farina, Alberto Ascari y GigiVillbresi, que gana las dos carreras. Con el objetivo de detener el avance del comunismo en Europa, la diplomacia estadounidense ha puesto en marcha la denominada Doctrina Truman, que fue anunciada por el propio presidente en un discurso ante el Congreso.

Felipe A. Justo, con Alfar,  gana la regata Buenos Aires-Río de Janeiro. Doubtless, con Pelusa Artigas, gana la Polla de Potrillos y el Carlos Pellegrini. “Creo que la política De los EE. UU. debe ser apoyar a los pueblos libres que están resistiendo intentos de agresión de minorías armadas o presión exterior” , sostuvo el mandatario ante la Legislatura.

El presidente estadounidense cree que Grecia y Turquía están especialmente amenazadas. El 21 de febrero, el gobierno británico había comunicado que ya no estaba en situación de poder apoyar al gobierno griego en su lucha con¬tra la guerrilla comunista. Sin nombrar a la URSS, Truman dirige su discurso contra ésta, que a sus ojos practica una política exterior expansionista que debe ser contenida por la política estadounidense.

En 1945 Estados Unidos todavía había creído poder imponer una política pacifista con ayuda de la Unión Soviética. Pero en la actualidad prevalece la opinión de que la URSS persigue en primer lugar una ampliación de su propio poder.

Como indicios, Estados Unidos aduce el fortalecimiento de la influencia comunista en Europa oriental, así como el avance soviético en Irán y Extremo Oriente. Por otra parte, en las diversas conferencias celebradas entre los aliados, la Unión Soviética había resultado ser un interlocutor poco negociador.

Así, por ejemplo, había conseguido imponer sus intereses en las negociaciones de paz con Rumania, Bulgaria, Hungría y Finlandia. El discurso de Truman responde también a cuestiones de política interior: con su apelación -al anticomunismo pretende prevenir el aislacionismo.

La primera acción de esta nueva política será el envío de 400 millones de dólares a Grecia y Turquía. El primero de estos países se encuentra en medio de una guerra civil entre un gobierno conservador y las guerrillas comunistas, en tanto que el segundo se encuentra bajo la presión de la Unión Soviética.

Fruto de la Ley de Seguridad Nacional aprobada este año, Estados Unidos creó  la Agencia Central de Inteligencia, un organismo que tiene la  intención de analizar y  decodificar  los  movimientos  de aquellos países u organizaciones políticas que sean considerados enemigos.

El factor que desencadenó su creación fue el famoso “telegrama largo” enviado el año pasado por el embajador  estadounidense en Moscú, George Kennan, en el que advertía que la Unión Soviética se había convertido en un poderoso y real enemigo. La CIA tiene sus orígenes en la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), un servicio de inteligencia creado durante la Segunda Guerra Mundial para coordinar las actividades de espionaje y otras operaciones secretas contra las Potencias del Eje dentro de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. El Acta de Seguridad Nacional de 1947 estableció oficialmente la Agencia Central de Inteligencia, delimitando sus funciones y alcance —no police or law enforcement functions, either at home or abroad—. De esta forma, la CIA se convirtió en la primera agencia de inteligencia establecida en tiempos de paz.

  • El  7  de abril último falleció de una hemorragia cerebral a la edad de 83 años el empresario industrial Henry Ford , fundador del emporio automotriz que lleva su nombre;
  • Las circunstancias en las que ocurrió su deceso no dejan de ser llamativas;

En la noche de su muerte el río Rouge de Míchigan había inundado la estación eléctrica y había dejado a la casa de Ford sin electricidad, por lo que antes de irse a la cama, Henry y su mujer encendieron velas y lámparas de aceite para iluminar la casa.

Más tarde, esa misma noche, justo antes del amanecer, Henry Ford murió en la misma atmósfera en la que había nacido 83 años antes, con la iluminación de las velas. Ante los incesantes enfrentamientos armados en Palestina, las Naciones Unidas aprobó con carácter de recomendación la partición de dicho territorio en dos Estados, uno judío y otro árabe.

Sin embargo, la propuesta ha sido rechazada por los palestinos, ya que entienden que el Estado judío queda establecido como la entidad gobernante para ambos grupos, negándoles a ellos el derecho a tomar decisiones políticas propias. También la objetan porque la parte israelí sale ganando pese a que sólo la mitad de su población es judía y posee apenas el diez por ciento de las tierras involucradas. En un discurso en la Universidad de Harvard, Massachusetts realizado el 5 de junio, el ministro de Asuntos Exteriores estadounidense, George C. Marshall, propone un programa para reconstruir Europa. Marshall hace un llamamiento a todas las naciones europeas para que se pongan de acuerdo sobre las necesidades más urgentes. Afirma que Estados Unidos está dispuesto a entregar lo antes posible las materias primas, el dinero y el equipamiento solicitado.

  1. Previamente, Marshall había llegado a la conclusión de que, a los dos años de la conclusión de la guerra, la situación económica de Europa era motivo de preocupación;
  2. Por un lado, los debilita-dos países europeos impedían el comercio con interlocutores poderosos y, por otro, la miseria generalizada constituía un foco de agitación política;

En ese momento, los estados europeos precisan la mayor parte de las ayudas económicas para pagar los alimentos, suministrados preferentemente por Estados Unidos. Pero las necesidades alimentarias son superiores a las divisas disponibles. Según afirma Marshall en la conferencia de prensa del 12 de junio, la oferta estadounidense es válida para todos los estados europeos, induidas las cuatro zonas de ocupación alemanas.

Presionados por la URSS, los países de Europa oriental renuncian a participar en una conferencia sobre el Plan Marshall. En 1948, el presidente estadounidense, Harry S. Truman, firma una ley que posibilita la ayuda al extranjero; más de 5.

000 millones de dólares se destinan al periodo 1948-1949. El Plan de George S. Marshall prevé contribuir a la auto-ayuda. Estados Unidos se declara dispuesto a suministrar alimentos, materias primas, créditos y conocimientos técnicos sobre la base de un plan elaborado por los estados europeos.

  • El plan prevé explícitamente la inclusión de las cuatro zonas alemanas;
  • Esta decisión debe verse ante el trasfondo de la presión ejercida en Estados Unidos y Gran Bretaña;
  • La mayoría republicana en el Congreso de Estados Unidos insiste desde hace tiempo en reducir los impuestos debidos al elevado coste de la ocupación; pretende que se consiga que la economía alemana pueda sustentarse por sí sola;

A pesar de que formalmente la oferta de Marshall también va dirigida a la URSS, en Estados Unidos nadie cree que ésta la acepte. Pero los expertos estadounidenses esperan que algún estado de la Europa del Este solicite ayudas. Con salvas de cañón, campanas al vuelo y el estallido de estruendosos fuegos artificiales se celebra el final de más de 190 años de colonialismo británico. La India, con más de 320 millones de habitantes, más de 45 etnias y más de 2. 000 lenguas, adquiere a partir de este momento la forma de dos estados independientes: la independencia comporta la partición en un estado hindú, la Unión India, y un estado musulmán, Paquistán.

  • El primer jefe de gobierno indio será Jawaharlal Nehru, y Mohammad Ali Dschinnah será el primer dirigente paquistani;
  • —Mohandas Karamchand « Mahatma » Gandhi, el gran luchador por la independencia, que ha reclamado durante largos años la soberanía, es contrario a la división;

La división política del subcontinente también supone la partición en el ámbito económico. Mientras Paquistán, país básicamente agrario, carece de los medios necesarios para montar una industria, la Unión India dispone dé numerosas riquezas del subsuelo y una industria metalúrgica incipiente, aunque importante para el país.

La economía de Paquistán había estado en gran parte en manos de los hindúes, expulsados por los musulmanes. La inclusión de la India en el imperio colonial británico se inició en el año 1600, cuando la reina Isabel I otorgó a la Compañía de las Indias Orientales (East India Company) una carta real por medio de la cual la corona autorizaba la colonización y el ulterior gobierno del subcontinente.

La política comercial de esta compañía, que aprovechaba la rivalidad entre los diversos dignatarios locales para aumentar su propio poder, llevó a un inmenso enriquecimiento de Inglaterra gracias al comercio con la seda, el algodón, el té y las especias procedentes del Extremo Oriente.

El dominio no oficial de Gran Bretaña en la India terminó en 1857, cuando un levantamiento de los soldados indios al servicio de la compañía sólo pudo sofocarse con la intervención masiva de tropas británicas.

A partir de entonces, el gobierno británico tomó oficialmente posesión de la India como colonia de la corona y puso a su frente a un virrey. Desde 1877 la reina Victoria también es coronada emperatriz de la India. A principios del siglo XX, comienza a hacerse patente la actividad de los movimientos independentistas, como el Movimiento del Congreso Popular, de Gandhi, y la Liga Musulmana de Dschinnah. .

¿Cuáles fueron las razones por las que se lucho por el voto femenino?

Artículos Un largo camino: la lucha por el sufragio femenino en Estados Unidos A long road: The struggle for female suffrage in the United States María Estela Báez-Villaseñor* Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, * [email protected] com Recepción: 22/07/2010 Aceptación: 31/03/2011 RESUMEN El propósito de este trabajo es abordar la lucha de las mujeres por el sufragio en Estados Unidos.

  1. Con ese fin, se revisan las diferentes etapas por las que atravesó dicho proceso y las características de las mismas;
  2. Se describe cómo la colonización del Oeste favoreció las aspiraciones de las mujeres, su participación política y los rasgos de la doctrina liberal los cuales legitimaron y fortalecieron su discurso;

También se alude a otro tipo de activismo femenino, como el papel decisivo que jugaron las mujeres en lograr la ley seca en algunos estados y, finalmente en el ámbito federal. Palabras clave: mujeres, sufragio, oeste, doctrina liberal, ley seca. ABSTRACT The purpose of this paper is to examine the women’s struggle for suffrage in the United States.

The different stages of the process are analyzed in order to characterize each one. The West, land under the process of organization, appears as an important space in with women were able to develop their specific interests.

Women’s appeals are related to the Liberal Doctrine, which was important in order to legitimize them. Other kind of female activism is mentioned, such as women in temperance, wich was first established in some states before it became a constitutional amendment.

Key words: women , suffrage , west , liberal doctrine , temperance. La lucha por el sufragio femenino en Estados Unidos abarcó varias etapas y protagonistas. Asimismo, dadas las características de dicha nación, adoptó diferentes matices en las distintas regiones y momentos.

No fue un proceso uniforme, ya que, de acuerdo con la coordenada espacio-tiempo, las condiciones variaban notablemente y el éxito del activismo femenino tuvo un amplio rango. De hecho, el proceso de colonización de las tierras del Oeste, vinculado a la evolución de la doctrina liberal —referente obligado para el movimiento abolicionista— fue determinante para la eventual conquista del voto para las mujeres.

  • La doctrina liberal ha sido, dentro de la cultura política de Estados Unidos, un factor indispensable para comprender los elementos intrínsecos que la conforman y la transformación que los mismos han experimentado a través del tiempo;

En el caso específico de un país con las dimensiones territoriales de Estados Unidos, se ha dado, asimismo, la coexistencia tanto de interpretaciones conservadoras como reformadoras de un mismo aparato doctrinario; consecuencia, como ya he mencionado, del tamaño del país, de su largo y complejo proceso de colonización y de las diferentes circunstancias que imperaban en las diversas regiones.

Uno de los valores más importantes de la doctrina liberal es la igualdad, componente ideológico inalterable que ha sido interpretado y aplicado de distintas formas a lo largo del devenir histórico de Estados Unidos, y al cual se le ha invocado en la pugna de grupos específicos al insertarse dentro del marco de acción y protección del aparato institucional.

Así ocurrió durante el siglo XIX con las demandas de un sector de las mujeres por el sufragio femenino, y de distintos elementos de la sociedad por la abolición de la esclavitud. La lucha por derechos políticos llevó a las mujeres a establecer efímeras alianzas, como fue el caso de su asociación con los abolicionistas y con los activistas que, después de la manumisión de los esclavos, demandaban la decimoquinta enmienda 1 con la convicción de que ésta sería en beneficio tanto de los libertos como de las propias mujeres.

  1. Otra opción explorada por las dirigentes del movimiento fue aprovechar el proceso de colonización y organización de los territorios con el fin de lograr una posición más ventajosa de las mujeres en dichas regiones;

Sin embargo, la meta, el sufragio, sólo se obtuvo mediante la decimonovena enmienda, en 1920. ¿Cuáles fueron las causas de la falta de cohesión al interior de los grupos de acción femeninos que tanto demoraron su éxito? ¿Perjudicó o benefició a las mujeres el proceso de organización territorial? El propósito de este artículo es analizar algunos aspectos de la lucha por el sufragio femenino en Estados Unidos y destacar cómo una serie de contingencias sumamente específicas retrasaron la concreción de este derecho político mediante una enmienda constitucional en el ámbito federal.

  • El texto está dividido en tres apartados;
  • En el primero se examinan las condiciones de las mujeres desde la Independencia, la Declaración de Derechos y Sentimientos —que tuvo lugar en 1848, dentro del marco del movimiento reformista— hasta mediados del siglo XIX;

Un segundo inciso aborda el periodo comprendido desde la víspera de la Guerra Civil (1860-1865) hasta el fin de la Reconstrucción (1877), cuando las activistas exploraron diferentes estrategias para lograr derechos políticos para la mujer. En este mismo periodo surgieron en el Oeste las primeras entidades en donde, por primera vez, las mujeres lograron el derecho al sufragio.

La tercera y última parte da seguimiento al movimiento sufragista desde finales del siglo XIX, cuando el sufragio femenino sólo estaba considerado en algunos estados del Oeste, hasta la creación de la decimonovena enmienda, que lo convirtió en un derecho constitucional.

LAS PRIMERAS DÉCADAS DE VIDA INDEPENDIENTE. EL ACTIVISMO FEMENINO EN EL MARCO DEL PROYECTO NACIONAL La condición de la mujer en las colonias británicas fue tan diversa como los distintos proyectos coloniales. De acuerdo con muchos historiadores, la situación de las mujeres en las colonias fundadas por Inglaterra en el litoral Atlántico mejoró en comparación con la de sus contrapartes en la metrópoli.

  1. Durante el periodo colonial, disfrutaron de una serie de ventajas, resultado del proceso de organización institucional y de la necesidad de improvisar mecanismos que permitieran la consolidación de los diversos proyectos coloniales, ante la ausencia inmediata de un marco legal y jurídico;
See also:  Cuantos Planes Hay En La Argentina?

Cabe señalar, sin embargo, que dichas transformaciones no eran de índole política, sino relativas al control de la propiedad o a la posibilidad de que sus sentimientos fueran tomados en cuenta en el momento de concertar un contrato matrimonial: “La ausencia de la dote, facilidades para contraer matrimonio y una actitud más flexible de la ley en cuanto a los derechos de propiedad femenina fueron algunas manifestaciones de la mejoría en el estatus de las mujeres en las colonias”.

2 El proceso de independencia no se tradujo en una mejoría, en términos políticos, por los cambios en la institución familiar y la reducción de la importancia del trabajo femenino ante la creciente industrialización.

3 Durante las primeras décadas posteriores a la Independencia se consolidó una serie de instituciones encaminadas a regular la vida de los estadounidenses. La Constitución Federal, ratificada en 1789, reservó amplia maniobrabilidad a los estados, cada uno de los cuales redactó y ratificó su propia legislatura.

En ninguna de éstas se consideró el sufragio femenino. La noción de igualdad política para las mujeres era tan radical que por mucho tiempo fue virtualmente imposible imaginar el sufragio femenino: Dentro de la tradición política democrática, el énfasis en la independencia como una condición para ejercer el sufragio funcionó para excluir a la mujer, que dependía del hombre casi por definición.

Las mujeres tenían un lugar de honor en el pensamiento republicano de los primeros tiempos, pero nunca fueron contempladas como iguales a los hombres ni se consideraba apropiado que demandaran derechos políticos. 4 De esta manera, mientras la base de participación política crecía como consecuencia, entre otras causas, de la constante inmigración, las mujeres se encontraban marginadas del proceso de inclusión en lo que respecta a derechos políticos.

  • Como señala Gerda Lerner: La independencia no afectó el estatus político de la mujer;
  • Con pocas excepciones las mujeres no votaron ni ocuparon cargos públicos durante la Colonia;
  • La ampliación de la base electoral con el fin de incluir sectores más amplios durante la época de Jackson, la desaparición de restricciones vinculadas a la propiedad y el aumento de inmigrantes a quienes se les otorgaba el voto ensanchó la distancia entre este electorado de reciente consolidación y las mujeres;

5 En el caso de Estados Unidos, el término derechos de las mujeres , que significaba la igualdad entre éstas y los hombres, precedió el movimiento femenino por el sufragio. La lucha por estos derechos se enfocaba en el control económico de los maridos sobre sus esposas y se generó en Inglaterra, en el seno del movimiento de Robert Owen, y fue llevado a Estados Unidos por Francés Wright, quien encabezó un movimiento laboral y fue la primera figura pública en invocar los derechos de las mujeres.

  • 6 El Reformismo de mediados del siglo XIX dio lugar a uno de los momentos clave del movimiento en favor de los mismos;
  • En 1848 tuvo lugar la Declaración de Sentimientos y Resoluciones en Seneca Falls, Nueva York; 7 sus principales promotoras fueron Susan B;

Anthony y Elizabeth Cady Stanton. El documento retomó parte de la retórica de la Declaración de Independencia. Las autoras enunciaron los agravios sufridos por las mujeres en cuanto a derechos políticos y, sobre todo, en lo que respecta al pago de impuestos, obligación a la que se encontraban sujetas en caso de ser propietarias, aun cuando no contaran con representatividad en los órganos legislativos.

  • Los argumentos esgrimidos por las activistas se fundamentaron en los escritos de teóricos liberales;
  • 8 Durante estas décadas, muchas mujeres encontraron —al margen de cuestiones políticas—, otros medios de participación en causas que hicieron suyas y a las cuales se entregaron con empeño y dedicación;

Entre las anteriores podemos mencionar el abolicionismo, movimiento que incorporó numerosas mujeres a sus filas y que favoreció una alianza temporal con quienes demandaban la manumisión de los esclavos; asimismo generó un discurso que, a la larga, sustentó las demandas políticas del sector femenino.

Por su parte, también proliferaron los movimientos en favor de la ley seca. Para algunos historiadores éstos contribuyeron a entorpecer el sufragismo y enfrentaron a las distintas posturas promovidas por las mujeres sobre la concepción de cuál era el lugar que debían ocupar en la sociedad y su contribución a la misma.

Numerosas estadounidenses aportaron su tiempo y recursos a la lucha por la desaparición de la esclavitud. 9 En estrecha colaboración con sus iglesias o con grupos abolicionistas independientes, ofrecieron sus casas y fortuna tanto para auxiliar a esclavos fugitivos como para promover reuniones en las que se discutía cuál sería la mejor estrategia para erosionar de manera definitiva a la institución por muchos percibida como un auténtico flagelo.

Los abolicionistas, además, al prestar atención al abuso del cuerpo de los esclavos, llamaron la atención sobre el abuso sexual y marital de las mujeres libres. 10 De hecho, el involucrarse en actividades abolicionistas tuvo como consecuencia que muchas mujeres comenzaran a cuestionarse la necesidad de contar con el sufragio, vinculando su capacidad de exigir transformaciones en la sociedad con un derecho político.

11 Linda K. Kerber señala que para las mujeres blancas, demandar derechos para los esclavos tuvo como consecuencia lógica reclamar derechos para ellas mismas. 12 Tal fue el caso de las hermanas Abby y Julia Smith, quienes en su juventud promovieron el abolicionismo y, décadas más tarde, se negaron a pagar impuestos con el argumento de que la imposición de los mismos era indebida si no tenía como requisito la representación de los contribuyentes.

  • Las propias mujeres cuestionaban la legislación respecto a si era más justo tomar la propiedad de una mujer sin su consentimiento que la de un hombre;
  • 13 En cambio, la participación de las mujeres en la lucha por la prohibición, como ya he mencionado, es considerada por algunos estudiosos perjudicial en su búsqueda del sufragio;

Las demandas locales por la ley seca surgieron desde tiempos muy tempranos, pero tomaron gran importancia en el contexto del movimiento reformista, que tuvo lugar en Estados Unidos a mediados del siglo XIX. Para muchas estadounidenses, el éxito en cuanto a la imposición de la ley seca era mucho más importante que el sufragio, ya que el primero tendría consecuencias rápidas en su ámbito inmediato, el núcleo familiar.

  1. Ello explica, en buena medida, cómo pronto las partidarias de uno y otro movimiento rechazaron la opción de una alianza, ya que sus objetivos partían del concepto de una sociedad que tendía más a la confrontación que a la cooperación;

De acuerdo con Carl Degler: Las mujeres que promovían la ley seca se orientaban al mundo cálido y afectuoso [. ] en un contexto humanitario; buscaban ayudar al débil, más que interceder ante el poderoso. Estaban contentas con la imagen tradicional de la mujer y, más que cambiarla, deseaban elevar al hombre imperfecto a su propio nivel.

Y, finalmente,su objeto explícito de reforma se dirigía con mayor fuerza a la consolidación del estatus de la mujer al interior del hogar, que a buscarle un lugar en el exterior del mismo [. ] La búsqueda de la ley seca, como un movimiento promovido por la mujer, enfatizaba el servicio de ésta a los demás, mientras que el sufragismo aparecía como una actividad encaminada a la propia satisfacción.

14 Las mujeres en favor de la prohibición fundaron el periódico The Lily, el cual se convirtió en un instrumento de difusión de su postura. La publicación apareció en 1848. Amelia Bloomer explicó, en la sección editorial del primer número, las causas que habían llevado a las mujeres a publicar un periódico, actividad inusual para su sexo: Es una mujer la que habla a través de The Lily.

Es un tema importante el que busca expresar al público. El abuso del alcohol es el gran enemigo de su paz y de su felicidad. Es el que ha hecho de su hogar un lugar de desolación y ha lastimado a su progenie.

Más que otra cosa es lo que ha llenado su copa hasta el borde de desgracias y la ha mandado, enlutada, a la tumba. 15 Algunas de las mujeres más importantes en el movimiento de los derechos femeninos también se manifestaron respecto al problema del alcoholismo, subrayando la necesidad de una reforma legal que permitiera el divorcio con el fin de que las mujeres no continuaran en una relación nociva.

En 1852, Elizabeth Cady Stanton demandó que: [. ] ninguna mujer permanezca como esposa de un bebedor confirmado. No se debe permitir que un bebedor sea el padre de su hijo [. ] Solicitemos al gobierno que modifique las leyes al respecto del matrimonio y custodia de los hijos, que los bebedores no tengan derechos sobre sus esposas o hijos.

16 De hecho, excepto las más radicales, pocas de las activistas en la etapa previa a la Guerra Civil estaban interesadas en el voto. Para la gran mayoría eran más apremiantes leyes que protegieran los derechos de propiedad femenina, el divorcio y el aumento en oportunidades de empleo y educación.

17 De acuerdo con lo anterior, es evidente que las mujeres que participaban activamente en el sostenimiento familiar consideraban este tipo de reformas mucho más urgentes que el sufragio. Por otra parte, entre aquellas que pertenecían a sectores pudientes de la sociedad urbana se promovía, a través de los medios —por lo general periódicos y revistas—, el llamado Culto a la domesticidad , según el cual el marido y los hijos debían ser el centro de atención de la vida hogareña.

La mujer sólo debía buscar trabajo en un momento de emergencia, pero no de forma permanente. El Culto a la domesticidad se aparejó con la creciente industrialización de la zona Este del país, en donde: Los papeles de uno y otro cónyuge se apartaron más, en forma gradual, una clara división del trabajo reemplazó a la vieja cooperación económica y los esfuerzos de la esposa se concentraron en los quehaceres del hogar y la crianza de los hijos.

  1. Puesto que los hombres salían de la casa para trabajar en otros lugares, el tiempo que se dedicaba a la paternidad eran principalmente las horas de ocio;
  2. 18 Los valores de las clases altas ofrecieron un modelo familiar al resto de la sociedad;

Este discurso se vio reforzado por las revistas femeninas que circulaban en la época, así como por la literatura dirigida a las mujeres. 19 De esta manera, la mujer que se encontraba inmersa en el mundo industrial debía aspirar, más que al voto, a que su familia contara algún día con recursos lo suficientemente sólidos para prescindir del ingreso de la esposa y madre: [.

] alcanzar una posición económica que permitiera a la mujer renunciar a su empleo y dedicarse de tiempo completo al cuidado de sus hijos y de su hogar se convirtió en sinónimo de éxito tanto social como material.

De acuerdo con la ideología de la clase media urbana de Estados Unidos, nada justificaba la participación laboral de la mujer si el salario del marido cubría las necesidades básicas de la familia. Una mujer que trabajaba fuera de momentos de crisis económica comprometía la imagen social de su esposo y se enfrentaba a severas críticas.

20 Así, para mediados del siglo XIX, a pesar de que ya se encontraban activas varias de las líderes más importantes del movimiento sufragista, éste todavía no había tenido impacto en un auditorio sensible a sus propuestas.

El hecho de que Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton provinieran de familias acomodadas, las descalificaba de alguna manera ante las mujeres que se veían obligadas a trabajar en las crecientes urbes industrializadas, mientras que para aquellas que gozaban de una mejor posición económica y social, además de que había otras causas en las que podían invertir su energía —como la lucha por la ley seca—, el Culto a la domesticidad exaltaba su posición al interior del hogar y reforzaba su responsabilidad como eje de la vida familiar.

  • El sufragio femenino poco tenía que ofrecer a unas u otras;
  • Durante la guerra no se organizaron convenciones nacionales, ya que las demandas del conflicto obligaron a las mujeres a desempeñar una gran variedad de faenas que las alejaron de la lucha por el sufragio: organizaron y administraron hospitales, fueron enfermeras, cosieron, tejieron y cocinaron para las tropas, y recolectaron fondos para financiar diversas actividades durante la contienda;

La lucha por el sufragio tuvo que esperar mejores tiempos. LOS AÑOS DE LA RECONSTRUCCIÓN: DE LA DECEPCIÓN A UN NUEVO HORIZONTE Los años de la Guerra Civil y la Reconstrucción fueron percibidos por las mujeres que demandaban el derecho al voto como una etapa de reacomodo de fuerzas que, al menos en apariencia, permitiría el avance de sus demandas.

  • Los años de guerra contribuyeron a modificar la imagen de la mujer;
  • Anna Dickinson fue la oradora más importante de la época;
  • En sus discursos trató tanto el abolicionismo como la estrategia militar;
  • También se refirió a cuestiones políticas;

Otras mujeres recurrieron a la escritura y a la publicación de sus propuestas para dar a conocer sus demandas. La contienda subrayó la creciente independencia de las mujeres. Los esfuerzos de la mayoría de las activistas se concentraron, después de la derrota del Sur, en torno a la negociación de las garantías que debían quedar plasmadas en la decimoquinta enmienda constitucional, promovida por los republicanos radicales y en la cual se incluirían los derechos políticos de los afroamericanos libertos.

21 La búsqueda de esta medida había dado lugar a la cooperación entre las sufragistas y los abolicionistas. Paradójicamente, ello entorpeció la lucha de las activistas, pues su energía era aprovechada por los líderes afroamericanos y los republicanos para reforzar su propia postura.

Si las mujeres consentían en posponer sus propios reclamos, para cuando se resolviera la cuestión de los libertos habría terminado también la tensión entre partidos y la polarización política, coyuntura que estaban ansiosas por aprovechar. 22 El movimiento sufragista de las mujeres blancas tomó un nuevo cariz después de 1860.

  • La lucha por sus derechos emergió del trabajo de las mujeres blancas en el proceso abolicionista, cuando el principio de derechos naturales e iguales favoreció el rechazo a la marginalización de la mujer;

23 Durante la Reconstrucción se aprobó la decimotercera enmienda que declaraba ilegal la esclavitud por cuestiones raciales. Para muchos, la emancipación incondicional de la población de color debía ser un antecedente directo del sufragio universal. De acuerdo con Ellen Carol DuBois: La Reconstrucción fortaleció la creencia de que el derecho al voto era un derecho natural.

El derecho al sufragio era entonces un derecho natural supremo, como argumentaba [Charles] Sumner [Senador por Massachusetts], o una protección necesaria de otros derechos naturales como proponía George William Curtis en la Convención Constitucional en 1867.

24 La decimocuarta enmienda, que reconocía el derecho a la ciudadanía de la población de color, no fue bien recibida por las sufragistas. Los largos años de colaboración entre sufragismo y abolicionismo habían llegado a su fin, y las mujeres que habían apoyado la emancipación, como parte de una estrategia que les permitía avanzar en su propia agenda, tenían ahora claro que sus demandas habían sido relegadas en los debates del Congreso en que se buscaba crear medidas que permitieran la paulatina incorporación de los afroamericanos.

  1. Por ello, Elizabeth Cady Stanton, quien creía que las mujeres estarían en posición de aprovechar la puerta constitucional recién abierta, denunció la decimocuarta enmienda como un sacrilegio, revelando la naturaleza táctica de la alianza entre sufragistas y abolicionistas;

25 Asimismo, los debates sobre la decimoquinta enmienda, mediante la cual se reconocería el derecho de los afroamericanos varones al sufragio, dividieron a las organizaciones feministas en dos tendencias. La postura más radical, encabezada por Elizabeth Cady Stanton, Susan B.

  1. Anthony y la Working Women´s Association , no estaba dispuesta a apoyar el sufragio para la población de color mientras la misma enmienda no incluyera el derecho al voto de las mujeres;
  2. Nuevamente, el avance de los derechos de la comunidad de color —mientras el sufragio femenino era ignorado— indignó a Elizabeth Cady Stanton;

Otras activistas, más moderadas, decidieron apoyar la postura del Partido Republicano —que contemplaba el sufragio de los libertos como una prioridad inmediata— y posponer sus propias demandas. Para ellas, la garantía de los derechos de los afroamericanos era un paso importante en su lucha, para la cual fundaron la New England Woman Suffrage Association.

  • En estos años, además, se argumentó en favor del voto femenino como un antídoto en contra de la corrupción del hombre, tanto en lo sexual como en lo político;
  • La maternidad , la pureza , la civilización cristiana y los deberes femeninos —todos elementos que se habían invocado en contra de la demanda por los derechos de las mujeres— se veían ahora asimilados en la misma;

26 La rivalidad entre ambas posturas se acrecentó rápidamente. Seis meses después de la fundación de la New England Woman Suffrage Association, Stanton y Anthony organizaron la National Woman Suffrage Association. La fuerza de este último organismo se vio debilitada por la necesidad de contar con el apoyo de los republicanos, quienes insistieron en posponer las demandas por el sufragio femenino hasta la ratificación de la decimoquinta enmienda.

  1. Por ello, sus fundadoras decidieron enfocar sus esfuerzos en las legislaturas locales, aparentemente más sensibles a sus problemas que el Gobierno Federal;
  2. Cuando finalmente la enmienda se incorporó a la Constitución Federal, en febrero de 1869, estaba encaminada a asegurar el voto a todos los ciudadanos varones adultos e impedir que se les restringiera tal derecho con argumentos raciales;

No se hizo la menor alusión a la condición de la mujer. Este evento nuevamente incidió en la división interna del movimiento feminista. La New England Woman Suffrage Association aprobó la medida y solicitó su pronta ratificación. De acuerdo con esta postura, “la ratificación de la enmienda, convertiría el sufragio masculino en universal [.

] y llevaría al país a una verdadera democracia”. 27 En contraposición, Anthony y Stanton recurrieron a su revista Revolution para manifestar su descontento. Según Stanton, la “ratificación de la enmienda crearía una aristocracia de sexo y todo varón tendría derecho al voto no por su inteligencia, patriotismo, propiedad o piel blanca sino por ser hombre y no mujer”.

28 Tanto Stanton como Anthony contemplaron la necesidad de incorporar otros escenarios a sus esfuerzos. Por ello recorrieron parte del medio Oeste en busca de un auditorio sensible a su discurso. Los años de la Reconstrucción fueron, en buena medida, favorables para el reconocimiento de los derechos de las mujeres en el Oeste.

  • 29 La conjunción de fuerzas políticas y sociales fue resultado del proceso de organización territorial;
  • Las instituciones, todavía en vías de consolidación, no eran tan rígidas como las del Este;
  • Asimismo, la relación de las mujeres con el Oeste no era equivalente a la de su contraparte masculina;

Mientras los nuevos territorios representaban para los hombres una región para el triunfo individual y el futuro escenario de emocionantes aventuras, el punto de vista femenino no lo contemplaba con una mirada tan optimista. Durante la época de las caravanas muy pocas mujeres solteras llegaron a los nuevos territorios.

  • La inmensa mayoría estaba casada y hacía el viaje en compañía de sus esposos;
  • Su influencia en la colonización fue evidente como elemento estabilizador en el surgimiento de nuevas comunidades;
  • Es evidente que desde el principio las mujeres estaban conscientes de que el proceso colonizador podía representarles ventajas insospechadas respecto a la situación que vivían en sus regiones de origen;

En el Oeste tuvieron la opción de convertirse en propietarias con mucha más facilidad que sus contrapartes del Este. Asimismo, el Oeste dio a las mujeres la oportunidad de tomar el control sobre ciertos negocios como la ganadería, la hotelería, así como el manejo de granjas, lecherías y otros.

  1. Incluso la prostitución fue considerada una actividad económica digna de ser tolerada;
  2. En esta etapa, la atención de las activistas se enfocó en las regiones centrales, donde esperaban que una sociedad más libre, igualitaria y justa mostrara mayor sensibilidad respecto a los derechos de las mujeres que habían participado en la colonización y organización de los nuevos territorios;

De hecho, en estas zonas las leyes que marginaban a las mujeres no estaban tan arraigadas, e incluso no formaban parte de los códigos legales. Como lo comentó una mujer de Vermont que se mudó a Kansas en 1854: “es mil veces más difícil lograr la revocación de leyes injustas en los viejos estados que lograr la adopción de leyes justas en la organización de los nuevos”.

30 Ello también fue consecuencia de que en algunos estados fuera necesaria la aprobación de las medidas legislativas mediante un referéndum o una convención constitucional. 31 El primer estado que dio a las mujeres casadas control sobre su propiedad —contrario a la ley común heredada de Inglaterra— fue Mississippi, en 1839.

32 En Oregón se estableció la Oregon Donation Act en 1850, mediante la cual un pionero y su esposa recibían lotes de 640 acres. 33 La mujer tenía la opción de legalizar su porción de forma independiente; además, para promover la migración femenina las solteras recibían 320 acres.

  1. El desequilibrio entre ambos géneros en algunas porciones del Oeste fue otro motivo que promovió los derechos de las mujeres, con anterioridad, en otras regiones;
  2. Se calcula que en 1865 había en California tres hombres por cada mujer; en Washington, cuatro a una; en Nevada, ocho a una y en Colorado, 20 a una;

La necesidad de jóvenes casaderas auspició una legislación que les hiciera atractivo establecerse en los territorios por colonizar, no sólo con el fin de contraer matrimonio, sino también para desarrollar actividades económicas que les dieran cierta medida de control en sus ingresos, así como la opción de convertirse en propietarias.

Ello tenía una repercusión inmediata en el papel desempeñado por las mujeres al interior de la sociedad. La propiedad implicaba el pago de impuestos y se creía que éste, a su vez, debía aparejar derechos políticos.

En el caso de Estados Unidos ha sido una constante histórica la gran conciencia ciudadana sobre los derechos que implica ser contribuyente. Por ello, para muchas mujeres convertirse en propietarias debía acarrear de manera automática el derecho al sufragio.

  • El primer caso de sufragio femenino tuvo lugar en Kentucky, en 1838, cuando, en ciertas condiciones, las mujeres recibieron el derecho al voto en las escuelas, en caso de que tuvieran hijos inscritos en las mismas;

Este suceso fue en su momento un gran logro, pero a la larga se le consideró contraproducente, pues en otras entidades a lo más que las demandas femeninas pudieron aspirar fue a lo que se le conoció como voto parcial, es decir, participación de las mujeres en las escuelas y municipios.

  1. 34 Precisamente durante la Reconstrucción los primeros avances en cuanto al sufragio femenino se convirtieron en un hecho concreto;
  2. En 1869, en Wyoming se les otorgó a las mujeres el derecho al voto y a ocupar puestos públicos en las mismas condiciones que sus contrapartes masculinas; compartirían además garantías civiles, políticas y religiosas;

35 Los electores serían todos los ciudadanos mayores de 21 años que hubieran residido en el estado o territorio por un año, y en el condado de su residencia por 60 días previos a la elección. 36 Las primeras localidades en contar con mujeres como jurado fueron Cheyenne y Laramie.

  1. Esther H;
  2. Morris fue la primera jueza de paz de la nación;
  3. En el Este, sin embargo, la ratificación de la decimoquinta enmienda, en marzo de 1870, fue recibida por las activistas como una parcial derrota;
  4. Los republicanos, que anteriormente simpatizaban con sus demandas, después de la ratificación constitucional se mostraron poco dispuestos a un compromiso en torno al sufragio femenino;

Otros elementos se conjugaron para interferir con el avance en las demandas del voto para las mujeres: para muchos, la posibilidad de que participaran en procesos electorales implicaba que el movimiento en favor de la prohibición se vería reforzado; por ello, los involucrados en destilerías y cervecerías aportaron recursos a los antisufragistas.

  • Sin embargo, no eran lo suficientemente ricos y poderosos como para representar un obstáculo significativo;
  • Mucho más importantes fueron otros sectores, como los inmigrantes de origen alemán, que percibían el voto en manos de las mujeres como una garantía de “regímenes fanáticos y estrechos de miras”;

37 Otro elemento que interfirió con la posibilidad de lograr el sufragio femenino a nivel nacional, en el siglo XIX, fue la oposición de las propias mujeres, ya que muchas de ellas consideraban que afectaba a la institución familiar, de acuerdo con el concepto que se tenía de la misma.

El sufragio “afianzaba la individualidad de la mujer y protegía su interés propio. Además [. ] reconocía su autonomía, su existencia como una persona separada, diferente del hombre y de las otras mujeres”.

38 Lo que resulta evidente es que en el Oeste la flexibilidad que caracterizaba al sistema institucional, todavía no consolidado, permitió que el sufragio femenino fuera visto, en algunos casos, no como una amenaza a la estabilidad de las estructuras sociales, sino como un elemento que haría más atractiva la región para que las mujeres radicaran en ella.

En una sociedad con un amplio grado de capilaridad social había menos énfasis en la protección de una serie de tradiciones y costumbres que en la necesidad de atraer población, y, en la medida de lo posible, ofrecer garantías a los derechos políticos y de propiedad.

También las estructuras familiares fueron modificadas por las condiciones del Oeste. Era mucho más fácil obtener un divorcio en las regiones en proceso de organización que en el Este. Asimismo, el divorcio no acarreaba el estigma tradicional para las mujeres en sociedades más conservadoras.

Louise Palmer, en su artículo “How we lived in Nevada”, escrito en 1869, señaló: [Dayton] no es sino un pueblo de edificios de madera, alegrado por la casa de ladrillos rojos que es la Corte y la casa del juez, sin embargo, tiene cierta fama, fama no sólo de Lyon County, sino del propio Estado, por la facilidad —no, más bien empeño— con el que concede divorcios.

Pareciera que hay una ley oculta que lleva a las damas a obtener divorcios de sus primeros esposos y escoger otros después. La sociedad de Dayton espera que sus miembros actúen de acuerdo con esta ley. Confronta a hombre y mujer que sean tan estúpidos y ciegos como para aferrarse a su primer amor —formado en la inmadurez de la juventud.

39 Por ello, el Oeste fue un escenario apto para el desarrollo de los derechos femeninos. Una herramienta importante para la difusión de las demandas de las mujeres fue el periódico New Northwest , fundado por Abigail Scott Dunaway en 1871 en Portland, Oregón.

40 En dicha publicación se promovían las exigencias de su género y se proponían estrategias para alcanzar su solución satisfactoria. Asimismo, brindaba a los lectores detalladas descripciones del paisaje y de las diferentes actividades económicas que se desarrollaban en la región.

Las mujeres votaron por primera vez en las elecciones territoriales de Wyoming, en 1870. Como mencioné, la principal razón que las llevó a las urnas fue el deseo de controlar su propiedad. En cuanto a los hombres, la participación política de las mujeres fue percibida de forma positiva, aunque una enorme falta de experiencia en el manejo del sufragio impidió que las apoyaran de una manera más consistente.

A lo que sí se opuso de manera definitiva la población masculina del territorio fue a que las mujeres ingresaran a la lista de posibles jurados. Muchos varones se negaron de manera rotunda a ser enjuiciados por mujeres, con el argumento de que esto disminuía su autoridad en el ámbito familiar y laboral.

41 Wyoming se convirtió también en el estado pionero en cuanto al sufragio femenino; la Constitución estatal mediante la cual solicitó su ingreso a la Unión Americana como estado incorporaba ese derecho.

Los demócratas se opusieron a que Wyoming se incorporara a la nación, pues el territorio se caracterizaba por su tendencia republicana. Una de las formas en que trataron de posponer la aprobación de la Constitución estatal fue calificar el sufragio femenino de anticonstitucional; sin embargo, Wyoming ingresó como estado durante el gobierno de Benjamín Harrison, en 1889.

  • Después de Wyoming, el segundo territorio en incorporar a su legislación el sufragio femenino fue Utah, en febrero de 1870;
  • Este caso fue muy diferente al anterior, pues en Utah la participación política de la mujer fue concebida por las autoridades locales como una estrategia para evadir la intromisión del gobierno federal en los asuntos estatales;

Se había anunciado la Cullom Bill en 1869, ley que convertía en ilegal la poligamia practicada por un pequeño sector de la población mormona, y que fue aprobada en la Cámara de Representantes pero rechazada en el Senado. Sin embargo, con el conocimiento de que el matrimonio plural era una práctica rechazada por la mayoría de la población y por las autoridades federales, los líderes mormones buscaron aumentar la influencia de la población local, y una forma de hacerlo fue conceder el sufragio a la mujer.

La poligamia era practicada, si acaso, por dos o tres por ciento de la comunidad mormona, y no parece que las mujeres tuvieran un interés particular en proteger dicha costumbre. Sin embargo, es probable que la aprobación de la participación femenina en las votaciones fuera una forma en que la cúpula mormona legitimaba una tradición seguida por algunos de sus miembros.

La estrategia, sin embargo, falló. La Edmunds-Tucker Act fue aprobada por ambas cámaras y consideró ilegal el matrimonio polígamo; además, una de sus cláusulas revocó el sufragio femenino. Las mujeres en Utah no recuperaron el voto hasta 1896, cuando la Iglesia mormona se vio obligada a renunciar al matrimonio plural con el fin de que su Constitución fuera aprobada y Utah ingresara como estado a la Unión Americana.

Dicha Constitución incluía el derecho femenino al sufragio. 42 Ésta fue la culminación de los esfuerzos de las activistas del voto femenino para llevar a cabo referéndum locales con el fin de que la población de las diferentes entidades se pronunciara en favor o en contra de la participación política de las mujeres en el siglo XIX.

Aunque en general fue un fracaso por el desinterés de la población, dos entidades incorporaron el sufragio a sus constituciones: la primera fue Colorado, donde los propios hombres se mostraron en favor de conceder el voto a la población femenina en 1893; la segunda entidad fue Idaho, en 1896.

  • Una de las razones que argumentaron las principales promotoras del voto femenino para el fracaso de sus demandas fue que en algunas localidades como Kansas las mujeres ya disfrutaban de un sufragio parcial, ya fuera en las escuelas o en los municipios y que, al desconocer los beneficios de una participación más amplia, no había un interés claro por parte de la propia población femenina en obtener mayores derechos;

En el caso de la experiencia de las mujeres en el Oeste, se puede concluir que su lucha previa por la igualdad social y económica, así como una clara conciencia de sus demandas políticas, les permitieron aprovechar la condición embrionaria de las comunidades en los nuevos territorios para obtener beneficios.

La misma ausencia de mujeres en las poblaciones pioneras les dio una gran ventaja sobre sus contrapartes radicadas en el Este, en una sociedad mucho más estructurada y rígida que aquélla en cuya organización participaban de forma activa.

Otra probable causa de su relativo éxito radica en que sus demandas no contradecían la doctrina liberal que sustentaba el aparato administrativo y gubernamental de Estados Unidos, sino que se apoyaban en ella. Un elemento más que quizá contribuyó a que las mujeres obtuvieran el voto en el Oeste mucho antes que en el resto del país fue la competencia entre partidos políticos.

  • La rivalidad entre republicanos y demócratas fue un factor que probablemente promovió el sufragio femenino en los lugares donde había un equilibrio de fuerzas entre ambos, y ello los orillaba a recurrir a cualquier estrategia que les permitiera una ventaja electoral;
See also:  Cuando Se Empiezan A Acortar Los Días En Argentina?

43 En los años posteriores a la Guerra Civil, la mayor parte de los distritos del Oeste se encontraban claramente divididos entre los dos partidos. Esto era una característica del propio electorado. La densidad poblacional era muy baja y los recién llegados interesados en establecerse en dicha región, provenientes de las filas de los antiguos confederados, frecuentemente favorecían al Partido Demócrata, mientras que los originarios del Norte generalmente eran republicanos.

  1. 44 Es necesario señalar que tener acceso a las urnas en algunos estados del Oeste no implicó que las mujeres ejercieran ese derecho de forma sistemática;
  2. De hecho, en Estados Unidos tuvo lugar una situación extraordinariamente paradójica: mientras la lucha por el sufragio continuaba en el Este, en el Oeste muchas mujeres que contaban con él no acudían a votar;

45 Ello no menoscaba la importancia del Oeste como un escenario de oportunidades para las mujeres. A principios del siglo XX, mientras 11 por ciento del total de la población femenina habitaba en el Oeste, esa región albergaba a 21 por ciento de las mujeres abogadas y 22 por ciento de las que ejercían como doctoras en medicina.

  1. Esto fue consecuencia no sólo de que allí se estableció un gran número de colegios y universidades, sino de que las mujeres supieron aprovechar la oportunidad de insertarse de manera exitosa en actividades previamente monopolizadas por los varones, y recurrieron a las instituciones educativas con el fin de contar con una preparación a la que previamente no podían aspirar;

46 En la última década del siglo XIX, como resultado del éxito que obtuvieron las mujeres en el Oeste (aun cuando no se extendió al resto del país), se constituyó la llamada Columna sufragista : cuatro entidades donde la mujer ejercía el sufragio, las cuales se convirtieron en un conjunto de casos aislados dentro del contexto nacional.

  • Durante más de dos décadas ningún otro estado incluyó en su legislatura medidas para la inclusión del voto femenino;
  • De esta manera, los años de la Guerra Civil y la Reconstrucción redefinieron la lucha por el sufragio femenino;

El conjunto de enmiendas constitucionales que abrieron espacios para la participación de los afroamericanos en la vida institucional de la nación desconoció las demandas de las mujeres, quienes se vieron obligadas a buscar nuevos espacios para lograr sus metas.

El nuevo siglo sería escenario de nuevas estrategias y argumentos encaminados a lograr el éxito que hasta entonces las había eludido. Las mujeres fueron, con mucho, el sector que mejor aprovechó las condiciones propias del Oeste y, al margen de lo conscientes que estaban de ello, lograron una ampliación en la forma de aplicar la legislación.

Para ellas el Oeste fue una tierra de oportunidades donde ser independientes y emprendedoras era una ventaja y no un obstáculo. Esto quedó plasmado en el hecho de que obtuvieron el sufragio en algunas de las entidades del Oeste más de cinco décadas antes que en el resto del país.

Mapa EL ÚLTIMO TRECHO: EL SUFRAGIO FEMENINO EN EL ÁMBITO FEDERAL Uno de los principales obstáculos para que la lucha por el sufragio femenino obtuviera resultados más homogéneos e inmediatos radicó en que, a finales del siglo XIX y principios del XX, persistía la oposición a la medida por parte de amplios sectores conformados por las propias mujeres, lo cual es único entre los grupos de reforma.

47 Durante los últimos años del siglo XIX se introdujeron nuevos argumentos en favor del voto femenino. Por ejemplo, para convencer al sector masculino blanco en el poder se destacó lo crucial del sufragio de las mujeres para el bien de la nación. Por su parte, Olympia Brown se refirió en 1889 al caso de Wisconsin, donde el número de pobladores nacidos en el país duplicaba al de los de origen extranjero; sin embargo, un número mayor de varones extranjeros que de hombres nacidos en el país tenía derecho al voto.

  1. Por tanto, era necesario el sufragio femenino con el fin de defender las instituciones nacionales en contra del ascendente poder de la influencia extranjera;
  2. 48 El activismo femenino fue importante en el movimiento progresista, el cual permaneció vigente durante las primeras décadas del siglo XX;

Tanto mujeres blancas de las clases alta y media de la sociedad, como reformistas afroamericanas y algunas pertenecientes a la clase trabajadora se unieron a la campaña. Sin embargo, no había cohesión entre ellas. Las afroamericanas eran excluidas por los grupos sufragistas controlados por blancas y el racismo desempeñó un importante papel en la percepción que se tenía sobre las consecuencias negativas de extender ese derecho a las mujeres en la región.

  1. 49 En abril de 1909 se publicó el trabajo de Ida Husted Harper sobre la condición del sufragio femenino en Estados Unidos, donde la autora señala que el movimiento en favor del voto de las mujeres había sido afectado, en las primeras décadas de la vida independiente de la nación, por una serie de usos y costumbres, así como por la posición inferior de las mujeres en educación, negocios y sector público;

Desde su punto de vista, dichos obstáculos habían sido superados sólo para ser sustituidos por fuerzas más peligrosas y difíciles de remover. 50 Al igual que Olympia Brown, Ida Husted Harper se refirió a la numerosa inmigración como un factor que arrasaría al país, y al hecho de que, debido a la ley, inmigrantes varones tenían acceso casi de inmediato al voto, aunque muchos se oponían a considerar la extensión de este derecho a las mujeres inmigrantes.

Harper señaló la fuerza de un enemigo tradicional del voto femenino, los dueños de tabernas y salones, y destacó la importancia de un nuevo oponente, los trusts o corporaciones, ya que temían la posición de la mujer respecto al trabajo infantil, entre otras cuestiones.

51 En esos años se consolidó una nueva generación de sufragistas tardías, quienes encabezaron las demandas por derechos políticos y heredaron el ardor combativo de Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton, pero optaron por una postura menos radical en cuanto al tono de sus demandas.

  1. En lugar de subrayar los derechos inalienables de las mujeres, enfatizaron en qué forma el sufragio femenino beneficiaría a la sociedad en su conjunto: Para mostrar que el voto ayudaría a crear una clara equidad [con respecto a los hombres] que era un derecho natural de la mujer, las últimas sufragistas tuvieron que debatir específicamente lo que el voto haría por la mujer y lo que la mujer haría con el voto[;

] éste, proclamaban las sufragistas, ampliará los intereses de la mujer y su intelecto al asignarle su porción de responsabilidad en el manejo del gobierno, la haría mejor madre al permitirle compartir con sus hijos el sentido de ciudadanía mediante su propia experiencia, la haría mejor esposa, al reconocerle igualdad respecto a su marido y destruyendo el servilismo de uno de los cónyuges y la tiranía del otro.

52 Las condiciones de Estados Unidos a principios del siglo XX conformaban un escenario muy diferente al que se enfrentaron sus antecesoras. El proceso de colonización estaba prácticamente terminado y ya no había regiones cuyas comunidades pudieran resultar sensibles a su discurso.

Las sufragistas advertían, en este contexto, una doble misión: su participación en el proyecto nacional y el avance en sus demandas particulares como sector poblacional. 53 En unos cuantos años el país participaría en la Primera Guerra Mundial, y ésta transformaría de forma irreversible la distribución internacional del poder.

Sin embargo, lo que no desapareció con el nuevo siglo fue el enfrentamiento entre dos de los movimientos más importantes para las mujeres: la lucha por el voto y las demandas por la ley seca. En el centro de la confrontación se invocaban los argumentos acuñados con anterioridad: el sufragismo era un atentado contra los valores familiares y enfatizaba ambiciones personales, mientras que quienes presionaban para que se legislara la prohibición tenían en miras el bien de la sociedad en su conjunto y el reforzar la función de la mujer como parte vital de la institución familiar.

54 El hecho de que en el Oeste hubiera cuatro entidades donde las mujeres habían gozado del sufragio por décadas, y en las cuales la familia no había sufrido modificaciones importantes que afectaran a la sociedad en su conjunto, mostraba de forma evidente que el sufragio femenino no era una medida que transformara negativamente a las mujeres ni que afectara de manera irreversible los valores tradicionales de la sociedad.

  • La experiencia de los cuatro estados de la Columna sufragista contribuyó a borrar el estigma adjudicado al voto femenino como origen de inestabilidad social;
  • 55 También era posible advertir que en las comunidades donde las mujeres habían acudido a las urnas no se había cumplido la profecía de las sufragistas decimonónicas respecto a que en esos lugares surgiría una sociedad libre de vicios;

En el Oeste persistían el juego, la violencia, la prostitución y la pobreza, todos ellos problemas que supuestamente desaparecerían cuando la mujer ejerciera de manera plena sus derechos políticos. Este aspecto, probablemente, fue de alguna forma tranquilizador para el sector masculino, el cual temía que la participación política de la mujer desembocara en una sociedad regida por la perspectiva femenina, donde fueron atacadas aquellas actividades contempladas por los varones como parte de su naturaleza.

Hacia 1910 las sufragistas optaron por nuevas estrategias. Era un hecho innegable que aunque unas cuantas entidades del Oeste contaran con el sufragio femenino, esto no las convertía en un precedente forzoso para lograr el voto en el ámbito federal.

Así pues, el movimiento abandonó la práctica de luchar por el sufragio estado por estado “para concentrarse en la Constitución federal, el Congreso y el presidente, objetivos más claros que cuarenta legislaturas estatales”. 56 Asimismo, el nuevo liderazgo sufragista abandonó la retórica de las legendarias Susan B.

Anthony y Elizabeth Cady Stanton, quienes demandaban el voto sustentando sus argumentos en los derechos individuales de las mujeres como seres humanos y ciudadanas. Dicha postura no parecía ser efectiva a principios del siglo XX y, aun más, interfería con el apoyo del sector masculino a la gesta sufragista, pues la percibían como una amenaza.

El hecho de que hubiera ya numerosas mujeres ejerciendo carreras profesionales y participando exitosamente en actividades educativas o de negocios ayudó a articular un nuevo discurso, mucho más práctico, en apoyo al sufragio. Éste enfatizaba la contribución específica que las mujeres podían aportar a la sociedad, la cual era, por naturaleza, distinta a la de los hombres, ya que se sustentaba en su condición de madres y esposas.

De esta manera, en lugar de que las mujeres que participaban en cuestiones políticas lo hicieran como parte de su proyecto individual, estarían ahora en condiciones de ampliar los ámbitos de sus propios hogares sobre los diversos asuntos públicos.

Servirían no sólo a los suyos, sino a la comunidad en su conjunto. 57 Así, el sufragio, que durante el siglo XIX era considerado una medida radical, peligrosa para la familia y que asimismo afectaba las virtudes más apreciadas de la naturaleza femenina, se convirtió en una herramienta para que las mujeres pudieran encausarse de una manera legítima y redundar en el bienestar de la sociedad.

  • De hecho, el sufragio se convirtió en una propuesta conservadora, ya que la participación política de la mujer se promovió como garantía de estabilidad institucional;
  • Durante la Primera Guerra Mundial la participación femenina en el esfuerzo bélico fue de gran trascendencia, lo cual hizo evidente que, antes que mujeres concentradas en sus propios intereses, eran patriotas;

Además, dada la naturaleza del gobierno de Woodrow Wilson, negar el sufragio femenino habría resultado contradictorio. Sin embargo, la principal amenaza a la aprobación de la enmienda provenía de los estados sureños, que temían que dicha medida favoreciera la participación de los afroamericanos en las urnas.

Ante tal argumento, las sufragistas señalaron que el voto femenino no afectaría el control blanco en el Sur. 58 En 1919, al término de la Primera Guerra Mundial, el Congreso anunció la decimonovena enmienda, la cual otorgaba a las mujeres el derecho al sufragio.

Para entonces, trece de los dieciseis estados del Oeste 59 ya lo habían incorporado a sus legislaturas, mientras que en el Este sólo Nueva York (1917) y Michigan (1918) lo tenían contemplado. Nuevamente, el Oeste —independientemente de qué tanto fuera esta medida aprovechada por sus pobladoras— tomó el liderazgo en aplicar una interpretación más amplia de la doctrina liberal, en la cual estaba plenamente justificada la participación política de las mujeres.

  1. Lynn Dumenil aquilata la condición de éstas en los años posteriores a la decimonovena enmienda: Durante la siguiente década, tanto demócratas como republicanos reconocieron las demandas de las mujeres en sus respectivas plataformas, con la conciencia de que sus votos eran una poderosa herramienta política;

Ambos partidos abrieron espacios en sus estructuras para miembros femeninos, aun cuando éstas eran frecuentemente marginales en cuanto a poder e influencia. Algunas incursionaron en el servicio público, unas pocas se integraron a la Cámara de Representantes [.

  1. ] ninguna al Senado, pero muchas trabajaron en legislaturas estatales;
  2. 60 Un efecto paradójico de la decimonovena enmienda —señalado por Dumenil— fue que no fortaleció el movimiento que demandaba derechos para las mujeres;

Hubo fragmentación racial entre sus promotoras así como rupturas ideológicas, generacionales y de clase. 61 La lucha de las mujeres por el pleno reconocimiento de sus derechos y por la ampliación de las esferas en que pudieran tener un desempeño pleno se tornó más compleja, y tuvo lugar en una gran diversidad de escenarios durante el resto del siglo XX.

  1. Su éxito y alcance dependerían de nuevas circunstancias y retos;
  2. CONCLUSIONES Como se ha visto a lo largo de este artículo, la lucha por el sufragio femenino en Estados Unidos estuvo determinada durante el siglo XIX por una serie de circunstancias que variaron en las diferentes regiones del país;

En las primeras décadas de dicho siglo el sufragismo buscó obtener el éxito invocando derechos individuales, los cuales en las sociedades conservadoras del Este fueron percibidos como una amenaza para la familia y para la comunidad en su conjunto. Asimismo, si por un lado el sufragismo no ofrecía soluciones a los problemas que aquejaban a las mujeres insertas en el trabajo industrial que deseaban más bien reformas laborales, oportunidades de empleo y otras medidas, para sus contrapartes de la clase media urbana el Culto a la domesticidad exaltaba las actividades tradicionales para la mujer, impidiendo que ésta se considerara un ser individual con derechos inalienables, sino como una pieza indispensable que contribuyera al funcionamiento del entorno hogareño y a la estabilidad de la sociedad.

El fracaso de la colaboración entre sufragistas y abolicionistas —cuando las demandas de las primeras fueron ignoradas en la decimoquinta enmienda anunciada durante la Reconstrucción— promovió la búsqueda de nuevos escenarios y auditorios para el discurso sufragista.

El proceso de colonización del Oeste ofreció al movimiento la posibilidad de tener ingerencia en la consolidación de estructuras institucionales y en la elaboración de legislaturas. El sector masculino de tales regiones percibió el sufragio femenino como una medida favorable para el desarrollo de dichas zonas; sin embargo, el éxito en el Oeste no tuvo impacto inmediato en el Este.

A principios del siglo XX —y gracias a la transformación del discurso sufragista que dejó de enfatizar la importancia de los derechos individuales de las mujeres y optó por subrayar la necesidad de regular y legitimar mediante el voto la contribución de las mismas a la sociedad— el sufragio dejó de ser rechazado por diversos sectores de la sociedad, incluyendo algunos conformados por las propias mujeres.

A ello también contribuyó una interpretación más amplia de los valores intrínsecos de la doctrina liberal, resultado de la necesidad de incorporar nuevos elementos al electorado. De esta manera, es evidente que la decimonovena enmienda fue más el resultado de una aplicación menos restrictiva de los valores liberales, que consecuencia de la presión de las organizaciones de las propias mujeres o del hecho de que el Oeste hubiera sentado un precedente.

En 1919, Estados Unidos ya había participado en una contienda internacional a gran escala que había modificado irreversiblemente la posición de las mujeres. A punto de entrar a una década de profundas transformaciones, el privarlas del sufragio era incompatible con un discurso político que exaltaba la importancia de su contribución al bienestar nacional y a la sociedad en su conjunto.

BIBLIOGRAFÍA Báez Villaseñor, María Estela, EUA, Historia de sus familias , México, Instituto Mora, 1995. [ Links ] Cohen, Philip N. ,”Nationalism and suffrage: gender struggle in nation-building America”, en Signs , vol. 21, núm. 3, Primavera, 1996, pp.

707-727. [ Links ] Cott, Nancy F. y Elizabeth H. Pleck (eds. ), A Heritage of Her Own. Toward a New SocialHistory of American Women , Nueva York, Simon and Schuster, 1979 [A Touchstone Book]         [ Links ].

Degler, Carl N. , At Odds. Women and the Family in America from the Revolution to the Present, Oxford, Oxford University Press, 1980. [ Links ] DuBois, Ellen Carol, Feminism and Suffrage. The Emergence of an Independent Women’s Movement in America, 1848-1869, Ithaca, Cornell University Press, 1978.

[ Links ] ———-,”Outgrowing the compact of the fathers: equal rights, women suffrage, and the United States Constitution, 1820-1878″, en The Journal of American History , vol. 74, núm. 3, número monográfico: The Constitution and American Life , diciembre, 1987, pp.

836-862. [ Links ] Dumenil, Lynn, “The new woman and the politics of the 1920s”, en OAH Magazine of History , vol. 21, núm. 3, julio, 2007, pp. 22-26. [ Links ] Flexner, Eleanor, Century of Struggle. The Women’s Rights Movement in the United States , edición revisada, Cambridge, Mass.

, The Belknap Press of Harvard University, 1975. [ Links ] Griffith, Ernest S. y Charles R. Adrian, A History of American City Government: 1775-1870. The Formation of Traditions , Washington, National Municipal League-University Press of America, 1983.

[ Links ] Harper,Ida Husted,”Status of woman suffrage in the United States”, en The North American Review , vol. 189, núm. 641, abril, 1909. [ Links ] Katz E. y A. Rapone (eds. ), Women’s Experience in America. An Historical Anthology, Nueva Brunswick, Transaction Books, 1980.

  • [ Links ] Kerber, Linda K;
  • , No Constitutional Right to be Ladies;
  • Women and the Obligations of Citizenship , Nueva York, Hill and Wang, 1998;
  • [ Links ] Luedtke, Luther S;
  • (comp;
  • ), La creación de los Estados Unidos;

La sociedad y la cultura de los Estados Unidos ,Washington, Servicio Cultural e Informativo sobre Estados Unidos, 1990 [Forum Series]         [ Links ]. McCammon, Holly J. y Karen E. Campbell, “Winning the vote in the West. The political successes of the women’s suffrage movements, 1866-1919”, en Gender & Society , vol.

15, núm. 1, febrero, 2001, pp. 55-82. [ Links ] Moynihan, R. , S. Artimage y C. Fischer Dichamp (eds. ), So Much to be Done. Women Settlers on the Mining and Ranching Frontier , Lincoln/Londres, University of Nebraska Press, 1998 [Bison Books]         [ Links ].

Munshi, Soumyanetra,”Partisan competition and women’s suffrage in the United States”, en Historical Social Research , vol. 35, 2010, pp. 1-38. [ Links ] Myres, Sandra L. , Westering Women and the Frontier Experience 1800-1915 , Albuquerque, University of New Mexico Press, 1986 [Histories of the American Frontier]         [ Links ].

  • Norton, Mary Elizabeth (ed;
  • ), Major Problems in American Women´s History;
  • Documents and Essays, Lexington, Mass;
  • , D;
  • Heath and Company, 1989;
  • [ Links ] Papachristou, Judith, Women Together;
  • A History in Documents of the Women’s Movement in the United States, Nueva York, Alfred A;

Knopf, a Ms. Book, 1976. [ Links ] Rowbotham, Sheila, A Century of Women: The History of Women in Britain and the United States in the Twentieth Century , Nueva York, Penguin Books, 2000. [ Links ] The Annals of America , Bicentennial Edition, Chicago, Encyclopaedia Britannica, Inc.

  1. , 1976, 21 vols;
  2. [ Links ] NOTAS 1 Las enmiendas de la Reconstrucción fueron: la decimotercera, que establecía que en Estados Unidos no habría esclavitud por causas raciales; la decimocuarta, de acuerdo con la cual no se negaría la ciudadanía a ninguna persona por condiciones raciales, y la decimoquinta, que otorgó a los varones negros de edad acceso al sufragio;

Esta última generó gran oposición en el Sur, y contra ella se crearon candados en el ámbito local (los llamados Códigos Negros) que impidieron a dicho sector votar de forma sistemática. 2 Gerda Lerner, “The lady and the mill girl: changes in the status of women in the Age of Jackson 1800-1840”, en Nancy F.

  • Cott y Elizabeth H;
  • Pleck (eds;
  • ), A Heritage of Her Own;
  • Toward a New Social History of American Women, Nueva York, Simon and Schuster, 1979, p;
  • 183;
  • Todas las traducciones son mías;
  • 3 Sandra L;
  • Myres, Westering Women and the Frontier Experience 1800-1915, Albuquerque, University of New Mexico Press, 1986, p;

215 (Histories of the American Frontier). 4 Ellen Carol DuBois, “Outgrowing the compact of the fathers: equal rights, women suffrage, and the United States Constitution, 1820-1878”, en The Journal of American History, The Constitution and American Life: A Special Issue, vol.

  • 74, núm;
  • 3, diciembre, 1987, p;
  • 839;
  • 5 Gerda Lerner, op;
  • cit;
  • , 1979, p;
  • 191;
  • 6 Ellen Carol DuBois, op;
  • cit;
  • , 1987, p;
  • 837;
  • 7 “The Seneca Falls Declaration on Women´s Rights”, en The Annals of America, Bicentennial Edition, Chicago, Encyclopaedia Britannica, Inc;

, 1976, vol. 7, pp. 438-441. 8 Linda K. Kerber, No Constitutional Right to be Ladies. Women and the Obligations of Citizenship, Nueva York, Hill and Wang, 1998, pp. 98-99. 9 Un sector importante de mujeres ya se encontraba involucrado en el proceso abolicionista cuando fue establecida la primera asociación en contra de la esclavitud.

En Nueva Inglaterra se habían formado diversas sociedades antiesclavistas femeninas. Otras más aparecieron en Nueva York, Ohio, Indiana e Illinois. Incluso en el territorio de Michigan se organizó una en fecha muy temprana.

Judith Papachristou, Women Together. A History in Documents of the Women´s Movement in the United States, Nueva York, Alfred A. Knopf, a Ms. Book, 1976, p. 10 Ellen Carol DuBois, op. cit. , 1987, p. 840. 11 Una de las consecuencias de tal colaboración fue la demanda de las sufragistas de Massachusetts por derechos civiles, con el apoyo del importante abolicionista William Lloyd Garrison.

Véase documento completo en The Annals of America. , op. cit. , 1976, vol. 8, pp. 210-211. 12 Linda K. Kerber, op. cit. , 1998, pp. 85 y 89. 13 Cabe señalar que el vínculo entre impuestos y representación era cuestionado por algunos especialistas en derecho, quienes concebían la prerrogativa de cobrar impuestos como una manifestación del poder estatal.

Para Thomas M. Cooley —profesor de leyes en la Universidad de Michigan y miembro de la Comisión de Comercio Interestatal, así como defensor del liberalismo decimonónico—, la recolección de impuestos era una manifestación de los poderes esenciales de la soberanía que el Estado debía ejercer una y otra vez, si así lo requerían sus necesidades e intereses.

Véase ibid. , p. 114. 14 Carl N. Degler, At Odds. Women and the Family in America from the Revolution to the Present, Oxford, Oxford University Press, 1980, p. 348. 15 Citado en Judith Papachristou, op. cit. , 1976, p. 20.

16 Citado en ibid. , p. 39. 17 Sandra L. Myres, op. cit. , 1986, p. 216. 18 Tamara Hareven, “Continuidad y cambio en la familia estadounidense”, en Luther S. Luedtke (comp. ), La creación de los Estados Unidos. La sociedad y la cultura de los Estados Unidos, Washington, Servicio Cultural e Informativo sobre Estados Unidos, 1990, p.

248. 19 Véase, por ejemplo, el artículo de Luis Antonie Godoy, “How to be the perfect Housewife”, publicado originalmente en la revista Godey´s Lady´s Book and Magazine en marzo de 1859, que enfatizaba el papel tradicional de la mujer, la necesidad de que ésta apoyara a su esposo mediante un manejo adecuado de las finanzas de la familia y concentrara sus esfuerzos en convertir el hogar en un lugar armonioso y amable gracias a su buena administración y cualidades como ama de casa.

The Annals of America. , op. cit. , 1976, vol. 9, pp. 108-110. 20 María Estela Báez Villaseñor, EUA, Historia de sus familias, México, Instituto Mora, 1995, p. 61. 21 Ellen Carol DuBois, Feminism and Suffrage. The Emergence of an Independent Women´s Movement in America, 1848-1869, Ithaca, Cornell University Press, 1978, p.

162. 22 Ibid. , p. 172. 23 Philip N. Cohen, “Nationalism and suffrage: gender struggle in nation-building America”, en Signs, vol. 21, núm. 3, Primavera, 1996, p. 712. 24 Ellen Carol DuBois, op. cit. , 1987, p. 845. 25 Philip N.

Cohen, op. cit. , 1996, p. 714. 26 Ellen Carol DuBois, op. cit. , 1987, p. 851. 27 Ibid. , p. 175. 28 Ibid. Cursivas en el original. 29 Considero la dinámica regional de Estados Unidos como un elemento clave para explicar las diferentes coyunturas históricas en las que las mujeres obtuvieron el sufragio.

  • El proceso fue muy distinto al de otros países como, por ejemplo, Gran Bretaña, donde se dio un movimiento articulado y vigoroso, pero donde no existían tierras en proceso de organización;
  • Para un acercamiento a la historia de las mujeres en Estados Unidos y Gran Bretaña, véase Sheila Rowbotham, A Century of Women: The History of Women in Britain and the United States in the Twentieth Century, Nueva York, Penguin Books, 2000;

Dicho texto dedica un amplio análisis a ambos casos. 30 Sandra L. Myres, op. cit. , 1986, p. 216. 31 Por ejemplo, en Illinois, sólo se convocaba a convenciones constitucionales cada 20 años, lo que hacía extremadamente lento el proceso para lograr modificaciones a la legislación.

Al respecto, véase Hollay J. McCammon y Karen E. Campbell, “Winning the vote in the West. The political successes of the women´s suffrage movements, 1866-1919”, en Gender & Society, vol. 15, núm. 1, febrero, 2001, p.

65. 32 Esther Katz y Anita Rapone (eds. ), Women´s Experience in America. An Historical Anthology, Nueva Brunswick, Transaction Books, 1980, p. 332. 33 Un acre equivale a 0. 404 hectáreas. 34 El voto en las escuelas era considerado como inherente a las actividades de la mujer como madre de familia, por ello no se convirtió en antecedente del sufragio en términos políticos, donde las mujeres se identificaban a sí mismas como individuos.

35 “Constitución del estado de Wyoming”, inciso 97-0-001; Griffith Ernest. y Charles R. Adrian, A History of American City Government: 1775-1870. The Formation of Traditions, Washington, National Municipal League by University Press of America, 1983, p.

113. 36 Constitución del estado de Wyoming, inciso 97-6-002. 37 Esther Katz y Anita Rapone, op. cit. , 1980, p. 340. 38 Ibid. , p. 343. 39 Louise Palmer, “How we lived in Nevada”, en R. Moynihan, S. Artimage y C. Fischer Dichamp (eds. ), So Much to be Done. Women Settlers on the Mining and Ranching Frontier, Lincoln/Londres, University of Nebraska Press, 1998, p.

129. 40 El periódico se publicó hasta 1886. 41 La vinculación entre el sufragio y el ejercicio de otros deberes ciudadanos como servir de jurado fue frecuentemente invocado como argumento por quienes se oponían a que las mujeres votaran.

Según dicho planteamiento, el arduo trabajo de los jurados y el aislamiento obligado respecto a su hogar y familia atentaban no sólo contra las funciones tradicionales de las mujeres, sino que les provocaban un severo conflicto al enfrentar sus inclinaciones naturales de madres y esposas con el ejercicio de sus obligaciones como ciudadanas.

  • 42 Eleanor Flexner, Century of Struggle;
  • The Women´s Rights Movement in the United States, edición revisada, Cambridge, The Belknap Press of Harvard University, 1975, p;
  • 166;
  • 43 Soumyanetra Munshi, “Partisan competition and women´s suffrage in the United States”, en Historical Social Research, vol;

35, 2010, p. 44 Ibid. , p. 45 Degler menciona que del número de mujeres elegibles para votar en Chicago en 1914, sólo la tercera parte acudió a empadronarse, en contraste con dos terceras partes del electorado masculino. Carl N. Degler, op. cit. , 1980, p. 356. 46 Holly J.

McCammon y Karen E. Campbell, op. cit. , 2001, p. 66. 47 Entiéndase por grupos de reforma a las diferentes organizaciones que luchaban por algún tipo de cambio social o por los derechos de algún sector específico.

Dentro de las primeras estaban los promotores de la ley seca y la regulación del trabajo femenino e infantil, y dentro de las segundas los defensores de los nativos, afroamericanos, inmigrantes, etcétera. Carl N. Degler, op. cit. , 1980, p. 350. 48 Philip N. Cohen, op.

cit. , 1996, p. 717. 49 Lynn Dumenil, “The new woman and the politics of the 1920s”, en OAH Magazine of History, julio, 2007, p. 22. 50 Ida Husted Harper, “Status of woman suffrage in the United States”, en The North American Review, vol.

189, núm. 641, abril, 1909, p. 504. 51 Ibid. , p. 505. 52 Ailenn Kraditor, “The two major tipes of suffragist argument”, en Mary Elizabeth Norton (ed. ), Major Problems in American Women’s History. Documents and Essays, Lexington, Heath and Company, 1989, p. 264. 53 Philip N.

Cohen, op. cit. , 1996, p. 717. 54 Degler observa que cuando se interrogaba a activistas de ambos movimientos sobre las otras causas que apoyaban, éstas diferían. Las mujeres que demandaban la ley seca participaban, por lo general, en obras de caridad y luchaban en contra de la crueldad hacia niños y animales, mientras que las sufragistas se involucraban en reformas estructurales, tales como sindicatos, educación y cuestiones relativas a los gobiernos locales.

Carl N. Degler, op. cit. , 1980, p. 348. 55 Ibid. , p. 357. 56 Ibid. , p. 355. 57 Ibid. , p. 358. 58 Philip N. Cohen, op. cit. , 1996, p. 723. 59 Wyoming, Utah, Colorado, Idaho, Washington, California, Oregón, Kansas, Arizona, Montana, Nevada, Dakota del Sur y Oklahoma. Véase, Holly J. McCammon y Kern E.

¿Cómo fue la evolución del voto en Argentina?

La ley Sáenz Peña y el voto femenino son dos grandes hitos de la historia electoral argentina. Desde la organización nacional (1853) hasta la aplicación de la  ley Sáenz Peña (1916) no hubo orden democrático. A partir de la aplicación de La Ley electoral, Argentina tuvo voto universal, obligatorio y secreto, y el primer mandato bajo condiciones democráticas en el sufragio fue ejercido por Hipólito Yrigoyen al asumir el 12 de octubre de 1916.

Si bien la ley no era tan universal, porque seguía siendo exclusiva para nativos argentinos y naturalizados masculinos y mayores a 18 años, vino a poner fin al fraude y al soborno que perpetuaba en el poder al régimen oligárquico que comenzó en 1880.

El voto femenino llega muchos años después y tras recorrer un largo y duro camino, que había comenzado a fines del siglo XIX. Recién el 9 de septiembre de 1947 se promulga la Ley 13. 010 que, luego de más tres décadas de sancionada la Ley Sáenz Peña, establece por fin la verdadera universalidad del voto de los ciudadanos.

Fue cuando Perón le entrega a Eva el decreto de sanción de la ley en un acto multitudinario en Plaza de Mayo  y en las elecciones del 11 de noviembre de 1951, ese artículo fue estrenado en la práctica por primera vez: “Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos”.

Un dato más que interesante es que en la década del ‘20 se sitúa el primer antecedente de voto femenino en Argentina, desde cuando comienza a incorporarse en San Juan a la mujer como votante. Y siguiendo el hilo de la historia, la década infame resulta ser un gran nudo.

Entre 30 al 43 hubo gobiernos formalmente democráticos, que ganaron mediante fraude. Esta etapa culmina con la famosa revolución de los coroneles (1943). No obstante, recordemos que hubo muchas otras interrupciones en el siglo pasado.

Los golpes militares del 30, 43, 55, 63, 66. 76 fueron momentos oscuros para la historia argentina que terminaron en 1983, momento desde el cual pueblo y gobiernos sostienen, promueven y proyectan enfáticamente la continuidad democrática. Webs y urnas

  • Ley Sáenz Peña, voto universal, secreto y obligatorio: https://bit. ly/1HVojHf
  • Historia del voto femenino en Argentina: https://bit. ly/1DxK9dc
  • Resultados Paso 2015: https://bit. ly/1OB13SI
  • Elecciones 2015 : www. elecciones2015. mendoza. gov. ar;
  • Datos para el votante : https://bit. ly/1GtH3I1
  • Información DNI : https://bit. ly/1DIYB2a
  • Padrón electoral: https://bit. ly/1JyPdoP

Más información en Especial : Elecciones 2015.

Adblock
detector